En Mamma mia! la falta de riesgo resulta atroz.

★★☆☆☆ Mediocre

Mamma mia

Ya hemos visto otros “musicales tributo”. El inmediatamente anterior a este es el extraño musical Across the universe, una historia que sirve de vehículo para poner en escena canciones de los Beatles. En este caso se trata de la adaptación de una obra de Broadway que funciona de la misma manera. Una historia híper naïf que rinde tributo a la banda sueca ABBA, a través de numerosas canciones (más de las que podrían caber en un “grandes éxitos”), algunas funcionales a la historia, otras con letras adaptadas para la ocasión, y la gran mayoría, impuestas forzadamente en una trama que a medida que va aceptando y asimilando esas interrupciones, comienza a deshilacharse por completo. La simpatía que despierta el comienzo de la película, con una joven que invita a su boda a sus tres posibles padres, sin que su madre ni su novio se enteren, y sin que estos sospechen el propósito de la invitación, no consigue nunca adquirir el encanto propio de las ingenuas y pegadizas canciones de ABBA. La inserción en Mamma mia! de estrellas como Meryl Streep o Pierce Brosnan solo aporta un claro interés comercial, ambos parecen actuar sin creerse demasiado lo que están haciendo ni por qué han elegido formar parte de esta película. Por el contrario, son Colin Firth, Stellan Skarsgård, Christine Baranski, y Amanda Seyfried, en su primer protagónico, quienes se muestran más auténticos, quienes encajan mejor con el tono de la película y quienes resultan más graciosos en sus respectivos papeles. Sin embargo, pese al esfuerzo del elenco, a alguna que otra secuencia musical interesante y a una sola secuencia dramáticamente relevante (aquella que, con fondo de “Gimme! Gimme! Gimme! (A Man After Midnight)”, Sophie comienza a sembrar en sus posibles padres la duda sobre su paternidad), Mamma mia! no consigue construir nada interesante con su levedad y superficialidad, dos características constantes del género musical, que necesitan de encanto y talento para distinguir cualquier exponente de este género. Aquí el encanto no se hace presente, y el talento se ve degradado por una muy deficiente dirección, y una historia que termina volviéndose irrelevante frente a la sucesión y agobiante acumulación de canciones de ABBA, en versiones que tampoco hacen honor a la banda. A diferencia de Across the universe, cuya arriesgada puesta en escena la convertía en un pastiche kitsch fallido pero por momentos interesante, en Mamma mia! la falta de riesgo resulta atroz. Si esta película es una excusa para volver a escuchar a la banda, conviene volver a sus discos y ya.
publicado por Leo A.Senderovsky el 29 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.