Un Frankenstein con cierta gracia…

★★☆☆☆ Mediocre

Outlander

Los grandes estudios ya se han dado cuenta que los "remakes" cada vez funcionan peor, y no se pueden asegurar que volviendo a hacer los guiones clásicos con actores de moda recauden una pasta. No, ahora lo que hacen es mezclar éxitos de taquilla, para crear una especie de frankenstein, y con ello intentar pegar el pelotazo. Y esto es lo que es "Outlander", una especie de gazpacho extraño donde se mezclan películas de espada y brujería, la saga de "Alien, el 8º pasajero" y "Depredador" de McTiernan: un guerrero de otro planeta llega con su nave a la tierra, en la época de los vikingos y tras estrellarse, libera a un terrible ser que se dedica a sembrar el pánico. Evidentemente, el visitante se integrará en la tribu para combatir al demoniaco extraterrestre, confraternizando con los terrícolas. ¿Sorpresas? Poquitas, la verdad. Con un cierto tono ecologista algo doliente -y desfasado- el film contiene también una moralina empalagosa y una tendenciosa y previsible evolución. Contando con la siempre gratificante presencia de John Hurt y el carisma del aún no definitivamente reconocido Jim Caveziel -a pesar de haber interpretado, nada más y nada menos, que al mismísimo Jesucrísto en "La Pasión de Cristo" de Mel Gibson (aunque se pasara más de media película irreconocible por la caracterización de las palizas)-, la cinta tiene momentos de acción muy conseguidos, aunque se abusa demasiado de la oscuridad y de unos efectos visuales algo baratuchos para sobrecoger e impresionar al espectador. También habría que darle un tirón de orejas al compositor de la banda sonora, Geof Zanelli, un mediocre músico que sigue demostrando su poca capacidad a la hora de crear una partitura original, plagiando a diestro y siniestro clásicos como Alan Silvestri o James Horner. No obstante, y a pesar de la falta de originalidad del proyecto -aunque los conductistas capitaneados por Skinner siempre dijeron que lo original solo consistía en una nueva combinación de elementos que ya existían…- el film no es difícil de ver, sino que se consume con cierta gracia, debido a tramposos recursos que están bien ubicados en el desarrollo dramático de la historia, y que suponen elementos positivos a la hora de disfrutar de los 115 minutos de duración, embaucado de persecuciones, códigos de honor célticos, espadas y feroces extraterrestres. Todo mezclado -esta vez, bien batido y agitado con las consiguientes censuras bienpensantes para que nadie se sienta ofendido por la demasiada sangre y vísceras- para el disfrute palomitero de pequeños y grandes.

Lo mejor: Algunas secuencias de acción. El carisma de Jim Caveziel
Lo peor: Ser un producto hecho a base de retales de otras películas
publicado por Federico Casado Reina el 28 diciembre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.