Que el potencial del fondo no encuentre en la forma algo más que una efectiva (¿efectista?) plasticidad sobre temas muy manidos y que ya han tenido mejores exponentes. Y que, documentalmente hablando, no sea capaz de enseñar nada nuevo.

★★☆☆☆ Mediocre

Gomorra

Esta película merece nuestra atención más por lo que ejemplifica sobre tratamiento de la imagen que por la temática. La visualización de Matteo Garrone sigue un pulso intermedio entre el zarpazo documental que obliga a registrar los acontecimientos siguiendo el patrón de una filmación “in situ”,- lo que nos lleva a referenciarlo como enésimo tratado de realismo italiano o como otro producto más dentro de tendencias experimentales – y la sobriedad de una épica callejera afín a los crepúsculos del western (ese plano final que despide hacia el horizonte a los cadáveres de dos aspirantes a jerifaltes vigilados por otros forajidos que ejecutan su emboscada en las ruinas de una playa-desierto)que traduce los habituales mitos hollywoodienses a una visión descarnada que nos enfrenta a esos perfiles tan cercanos a lo que sabemos sobre el mundo de las mafias. ¿Qué diferencia a “Gomorra” de cualquier documental que pretende informarnos sobre estos temas?. Básicamente, que “Gomorra” ,además de poseer su valor documental, quiere hacer como que es una gran película. Documentaliza mirando – por momentos – a Scorsese y a Ford. Estructurada en acciones paralelas que tejen la asfixia de un conjunto arrollador en la exposición de perfiles guiados por el mismo destino, su versatilidad y aparente complejidad en el retrato humano no va más allá de un naturalismo técnico mimético al texto: realizar la realidad mórbida que impacta al espectador. ¿Y…?. Nada tan simple. Unos pocos planos largos, una panorámica de los suburbios o un personaje en el centro de la imagen que camina por la calle porque huye de sí mismo y del infierno que le rodea. Así, parece una punzada profunda que trasciende la carcasa de la rutina documental. Y cierto es que eso tiende a ahondar en un mismo pensamiento que atraviesa toda su estructura coral. Pero se lamenta que ese trazado tan iterativo termine subrayando más el lugar común que una visión singular debidamente articulada. Que el potencial del fondo no encuentre en la forma algo más que una efectiva (¿efectista?) plasticidad sobre temas muy manidos y que ya han tenido mejores exponentes. Y que, documentalmente hablando, no sea capaz de enseñar nada nuevo. Si de informar se trataba, mayor utilidad tiene la investigación original de Roberto Saviano.
publicado por José A. Peig el 1 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.