A pesar de ser una más que entretenida cinta de acción notablemente superior a la media, Quantum of Solace representa una pequeña desilusión tras Casino Royale y un paso atrás al incurrir en algunos de los peores hábitos de la saga

★★★☆☆ Buena

Quantum of solace

Con Quantum of Solace, Marc Forster no sólo se enfrentaba al reto de dirigir una película de James Bond, sino que además debía intentar igualar o superar el elevadísimo listón que dejara Casino Royale dos años antes. Lo más importante no es que la cinta de Martin Campbell fuera magnífica, que lo era y con creces, sino que había aportado una nueva forma de entender y acercarse al personaje.

Con respecto a su brillante antecesora, Quantum of Solace representa un pequeño paso atrás en la saga de James Bond. La película dirigida por Marc Forster, sin dejar de ser una más que entretenida y digna cinta de acción, incurre en algunos de los defectos y vicios congénitos de la franquicia que parecían haber sido erradicados. La primera parte del film es un toma y daca continuo que no deja ni un momento de respiro: persecuciones, tiroteos y peleas imposibles realizadas con la inestimable ayuda de los efectos digitales desfilan sin cesar por la pantalla mientras el espectador intenta a duras penas seguir el hilo conductor de la trama. Una vez que ésta se asienta, se puede ver que los personajes tienen alma y no son unas meras carcasas vacías, como ocurría en los anteriores Bond. No obstante se echa de menos un mayor desarrollo emocional similar al visto en Casino Royale. Hay personajes desaprovechados, como los de una arrebatadora Olga Kurylenko, Giancarlo Giannini y Jeffrey Wright, protagonista con Daniel Craig de la mejor secuencia de la cinta. Sin embargo, los villanos en esta ocasión vuelven a ser muy planos, limitándose al mero arquetipo. Otro elemento que Quantum of Solace ha perdido con respecto a su predecesora es el humor sarcásticamente hiriente de Bond. En líneas generales, la resolución de la trama puede defraudar ligeramente después de todas las expectativas creadas. Y el desenlace final deja algunos cabos sueltos que uno no sabe si se deben a la preparación de la próxima película de la saga o a que los guionistas no han sabido concluirlos.

A pesar de ser una más que entretenida cinta de acción notablemente superior a la media, Quantum of Solace representa una pequeña desilusión tras Casino Royale y un paso atrás al incurrir en algunos de los peores hábitos de la saga.

Lo mejor: La conversación entre Daniel Craig y Jeffrey Wright
Lo peor: Recupera algunos de los vicios de la saga y desaprovecha a muchos de sus actores
publicado por Francisco Bellón el 18 noviembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.