Scott pisa con pulso terrenos medioorientales y da su visión explosiva del conflicto. Espionaje de altura, ritmo incesante, concesiones al efectismo. Lo que el nuevo Scott (el antiguo murió con THELMA & LOUISE) viene practicando.

★★★☆☆ Buena

Nunca fui entusiasta de Ridley Scott, tanto que la crítica babeaba en los 80 con sus vanguardismo estético sin precedentes. En mi estante de joyas en dvd se encuentran sus obras maestras indiscutidas, las irrefutables piezas de un autor esfumado entre polvaredas de taquillaje complaciente y un punto mediocre. Aún así, no está en el cofre de mis delicias, y supongo que se le pasó el arroz para ello. Caso canónico de lo que pudo ser y no es, el británico parece dispuesto a emular a su hermano, el pequeño Tony, siempre denostado por su epidérmica visión de las historias, por la pompa, el ruido y un enfermizo aire de grandilocuencia que desarma todas sus buenas intenciones. Poco tiempo hace de la epopeya gangsteril de Ridley que lo congració con el sector menos amable del comentario cinéfilo. Recuerdo mi impresión relativamente buena ante un relato que jamás admitiría parangón con ciertas maravillas de sombreado épico indiscutible, aunque hubiese quien cometiera la imprudencia.

Es muy goloso hincar las fauces a asuntos de calibre como el que nos cuenta RED DE MENTIRAS, por varias razones. La excusa dramática no puede ser más oportunista, ya lo viene vomitando el (des)orden político de los últimos años. La paranoia post 11-S sigue tambaleando conciencias y sembrando el miedo en un primer mundo en progresivo cuestionamiento de sus resortes de bienestar. Scott, perro viejo, se enmascara tras el molde agradecido de la denuncia con tal de demostrar hasta dónde es capaz de expandir el control del oficio. O, lo que es lo mismo, para enseñar esa porción de ego que le ha permitido confesar su sueño de estatuilla dorada antes de retirarse o morir. No sé si sus majestades los académicos aliviarán la angustia o volverán a esquivarle. Sí diré que el paquete que les regala dispone de precinto lujoso, esmerado celofán con que envolver una mirada contaminada de efectismo y apresuramiento hacia territorios cuyos confusos nombres saltan a la palestra informativa como espectros geográficos, lejanos, casi inexistentes.
No voy a rebajar méritos de gramática visual a Scott, quien pisa firme, contundente y sin baches por terrenos tortuosos, no tanto en el pantanoso perfil psicológico que asoma discretamente. La película despliega su presupuesto hasta el detalle en un aparatoso, frenético engranaje con la bombilla roja encendida sobre el peligro terrorista germinado en Oriente Medio -¿o será en la próspera Occidente?-. Mucho hilo telefónico y navegación en la red revelan que los tiempos de espionaje maquinado tras el telón de acero quedaron atrás. Scott se arrima al nutriente lenguaje del thriller político, su concepto de la intriga, el juego de lealtades y traiciones que toma cuerpo sin apenas tregua o respiro. Hasta aquí, nada que objetar, salvo tal vez algún énfasis en el montaje o el relamido uso de la imagen ralentizada, un gusto retro que empieza a incomodarme -en GLADIATOR (2000) fue sangrante-. Hay, qué duda, potencia narrativa, el ritmo apenas decae, se obedecen a rajatabla las reglas del mainstream neosecular, igualmente encargado de anestesiar neuronas o reactivarlas a golpes de diagnóstico más o menos moralizante. Aunque todo se quede en la fachada. El caso es que los pildorazos pasen.

Casi tanto podríamos decir de este dispositivo volcado hacia el puro entretenimiento. No busquemos ahondar en los personajes, figuras contrapuestas para que la maquinaria aromatizada de patriotismos varios funcione. Algo se apunta sobre su concepto de la vida, su manera de afrontar la realidad -también en AMERICAN GANGSTER (2007)-, pero el perfil se antoja breve. El guión cataloga nombres, lugares, sucesos, y se habría decantado por reflexionar sobre el alcance de las grandes decisiones, ésas que desestabilizan el buen curso del mundo. Y uso el condicional porque no es Fernando Meirelles -es un ejemplo- quien coge la cámara. Por el contrario, termina rodando por la vertical de acción profusa, vibrante, hasta amortiguar el esbozo de crítica que late detrás, tanto que logra convertirlo en simple pero eficaz diagrama de suspicacias y verdades ocultas a punto de estallar.

Lo demás que se le presupone a un cine radiográfico -altura combativa, análisis certero, espíritu noble- se desvía hacia el retrato del héroe mercenario integrado en la cultura árabe, desengañado con el monstruo yanqui, dudando de su mesianismo estomagante. Retrato ligero, eso sí, que al menos no acentúa el maniqueísmo de otras propuestas. Ya se encarga Scott de maquillarlo con el brío del espectáculo y el diseño. Ahí están Di Caprio y Crowe, hombre de acción y hombre de despachos, arremolinados bajo sus diestras, pocas veces brillantes, manos. Echando los restos en beneficio de la humanidad -frase elocuente la que dice Crowe a su esposa- en esta nueva era de (des)información globalizada, de terrores canalizados vía satélite y colgados en youtube. Me temo que en arrogancia no hay quien gane al cine norteamericano cuando mete la zarpa en tierras de Alá.

Lo mejor: La seriedad con la que los actores encaran el guión.
Lo peor: A Scott le siguen perdiendo las curvas de la comercialidad.
publicado por Tomás Diaz el 11 noviembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.