Es la oportunidad de ver juntos a dos monstruos de las artes marciales en una historia liviana, atractiva desde lo visual, con algunos toques de fantasía y excelentes escenas de lucha. Una propuesta recomendable, sin mas pretensiones que entretener

★★★☆☆ Buena

El reino prohibido

Reconocidos como los máximos exponentes del cine de artes marciales de la actualidad, a Jackie Chan y a Jet Li se los debería considerar, además, como los grandes responsables de que esta clase de películas hayan dejado de ser vistas como pertenecientes a un género "menor" para convertirse, finalmente, en una opción atractiva para el público en general y, por ende, en un negocio rentable para la industria cinematográfica moderna.
Si bien cada uno le ha aportado a lo largo de su carrera su impronta personal a cada uno de sus trabajos (Chan siempre se ha inclinado mas hacia el lado de la comedia como en "Rush Hour" y "Shanghai Noon", mientras que Li ha preferido un estilo mucho mas serio con películas como "Héroe", "Danny the Dog" y "El duelo"), la sola participación de cualquiera de ellos en una cinta es, casi con seguridad, promesa de buena acción y soberbias coreografías de combate.
Con estos antecedentes, enterarse de que han conseguido juntar a estos dos gigantes (gigantes en sentido figurado, en realidad los dos son bastante petisones) en una misma película, equivale a hacer realidad el anhelado sueño de todos los fanáticos del cine de artes marciales, entre los que me incluyo.
Lamentablemente, y como suele suceder cuando la expectativa es demasiada, el producto final no llega a estar a la altura de lo que se esperaba.
No quiero decir con esto que la película sea mala ni mucho menos. Todo lo contrario. Pero si, tal vez, que para la riqueza que podría haber tenido la historia y, mas aún, contando con las dos figuras centrales mencionadas, podría habérsele dado un sesgo mucho mas serio y profundo que el que finalmente terminó teniendo.
Argumentalmente, la historia hace referencia a uno de los relatos mas antiguos y tradicionales de la mitología china (y remarco la palabra "mitología". O sea, no esperen realismo ni nada por el estilo), llamado "Viaje al Oeste" y que cuenta la leyenda del Rey Mono (No, no es Tarzán. No sean infantiles por favor … Ademas ¿Dónde vieron a un Tarzán chino?), uno de los personajes mas conocidos del folklore oriental, y a quien se nos presenta apenas iniciada la cinta.
A partir de alli, todo comienza a girar en torno a Jason Tripitikas (el Tripa para los amigos), un joven medio cuatro de copas que vive obsesionado con las películas clásicas de kung fu, pero que como no sabe ni tirar una mísera patada, siempre es blanco de las burlas y las agresiones gratuitas de los matones del barrio.
Este nabo, además de vivir vapuleado y de no ponerla nunca por pasársela encerrado mirando películas, va seguido a conseguir sus preciados filmes a una antigua casa de empeños del Barrio Chino (el de allá, no el de acá de Belgrano) porque el dueño, un chino muy anciano y bastante choto, de buena onda que es, siempre le hace precio (obviamente esto es ficción. Todo el mundo sabe que a un chino no le sacás una oferta ni amenazándolo con una escopeta recortada).
Uno de esos días de casualidad, pero mas que nada por chusma que es, Jason descubre que el viejito, entre otras antigüedades amontonadas entre la mugre de un cuartito trasero, tiene en su poder el legendario báculo del Rey Mono Sun Wukong quien, según cuenta la historia, debido a él era invencible.
Fascinado por tan valioso e increíble objeto, el joven le pregunta al anciano de donde lo había sacado, si no se lo vende baratito, y si no puede pagárselo con la tarjeta en seis pagos sin interés.
El viejo vendedor, mientras lo va empujando hacia la salida porque el pibe ya se ponía medio cargoso, le responde que no está a la venta, que de ninguna manera acepta tarjetas, solo efectivo; y que el báculo debe permanecer allí porque, según la leyenda, alguien deberá llegar para reclamarlo y devolverlo a su verdadero dueño (El Rey Mono) quien, hace como quinientos años, luego de combatir con el inmortal y malvado Warlord de Jade, terminó convertido en piedra y ahí quedó, esperando todo acalambrado a que le lleven el palo ese para liberarlo.
Jason sale del negocio medio decepcionado, creyendo que el viejo ortiva le había mandado fruta solo para no venderle el bastón, cuando de repente y con muy mala suerte se encuentra con la barrita de matones de la cuadra.
Estos muchachos, así como para despuntar el vicio, le pegan unos cuantos bifes y un par de patadas, antes de decirle que ya que era tan amigo del jovato del negocio chino, a la noche vaya y haga que les abra la puerta así pueden entrar a chorearle todo.
El joven, teniendo muy presente lo bueno que fue siempre el viejito chino con él, pero fiel a su naturaleza cobarde y pusilánime y sabiendo, además, que sino obedece va a cobrar para el campeonato, les hace caso.
Así, esa misma noche, luego un pequeño tole tole, el pobre y desafortunado viejo termina con un cuetazo en el pecho y teniendo que entregarle el báculo y la responsabilidad de ser quien lo retorne a su dueño, al inútil de Jason.
El joven, algo desconcertado, comienza a interrogarlo entonces con preguntas como "¿Y como hago? ¿Cómo se quien es el dueño? ¿El Rey Mono es un mono de enserio o es un apodo? ¿No tenés el domicilio del chabón? ¿No sabés que bondi me deja? ¿Le llevo una banana? ¿No querés mandárselo por encomienda que yo tengo otras cosas que hacer?" y demás estupideces por el estilo mientras el pobre viejo agoniza y piensa en la cagada que se mandó al encomendarle semejante misión al pelotudo este.
En tanto, la barra de delincuentes juveniles, medio nerviosos porque si el viejo estira la pata se les va a complicar feo la cosa y viendo que el único testigo es el ganso de Jason, deciden que deberán convencerlo a los castañazos para que no los delate, y lo sacan carpiendo con intenciones de silenciarlo.
El joven portador del báculo alcanza a huir pero como buen papafrita que es, termina acorralado en una azotea.
Cuando todo parece perdido, imprevistamente se ve arrastrado por una fuerza invisible que lo hace caer al vacío y desde allí es transportado mágicamente en el tiempo y el espacio hasta la China medieval (donde también, mágicamente, de hablar en chino pasan a hablar en inglés en un santiamén).
Allí conocerá a Lu Yan, un ebrio vagabundo y medio rastafari con pinta de linyera que resulta ser un sabio taoísta y maestro en artes marciales, y que, siendo conocedor de la leyenda, decide acompañar al joven y ayudarlo en su riesgosa misión, al tiempo que comienza a instruirlo en los ancestrales secretos del kung fu.
A ellos se sumarán luego Golden Sparrow (Gorrión Dorado), una joven y hermosa guerrera que pretende vengar la muerte de sus padres, y el misterioso Silent Monk (Monje Silente o, dicho mas familiarmente, el Monje Calladito).
Juntos emprenderán entonces un largo viaje, durante el cual deberán sortear grandes peligros y enfrentar a mortales enemigos que intentarán detenerlos para evitar que el poderoso báculo mágico sea devuelto al Rey Mono, liberándolo así de su hechizo y amenazando con destruir el reinado de maldad del inmortal Warlord de Jade.
La película resulta muy entretenida a lo largo de su duración, con un relato interesante, sumado a una ambientación de gran atractivo visual enmarcada por hermosos escenarios naturales.
Sin dudas el punto mas alto de toda la historia está dado por las escenas de combate, especialmente las que comparten los protagonistas principales, y que resultan realmente magníficas.
El guión, con algunos pequeños altibajos, no desentona con la propuesta y, sin dejar de lado los infaltables toques de humor, cuenta la historia de una manera simple y sin complicaciones.
Si algo se le pudiera criticar a esta película, es quizás el tono demasiado liviano que se le dio (creo que no vi sangre en ningún momento) y, fundamentalmente y como lo han declarado los mismos protagonistas, el hecho que siendo una historia acerca de una tradición china, con la mayoría del elenco chino y filmada en China, haya sido realizada por una compañía norteamericana, lo cual, inevitablemente, termina dando un producto dirigido al público de esa nacionalidad, dejando la sensación de que, pudiendo haber sido una gran obra épica del cine oriental, termina quedándose a medio camino y siendo una propuesta mas del montón.
En cuanto a las actuaciones obviamente la atención se centra en Jackie Chan en los roles de Lu Yan y el viejo Hop, y en Jet Li como el Rey Mono y el Monje Silente, quienes aportaron a la cinta lo mejor que saben hacer cada uno y no mucho mas, pero que se merecen un reconocimiento especial por el gran estado físico y destreza que continúan demostrando a pesar de sus edades (Jackie Chan tiene 58 pirulos y Jet Li 45).
Los acompañan Michael Angrano como Jason, la bellísima Liu Yifei como Golden Sparrow, Collin Chou como Warlod Jade, Alexis Bridges como Kam y Li Bing Bing como Ni Chang.
La película fue dirigida por Rob Minkoff quien ha dirigido anteriormente cosas como "El Rey León" y "Stuart Little", y que si se hubiera despegado un poco de esa onda tan infantil y familiera, por ahí hubiera hecho un mejor trabajo y hoy se estaría ganando un aplauso.

Calificación: 3 Renegados y medio (Buena, y un poco mas. La oportunidad de ver juntos a dos monstruos de las artes marciales en una historia liviana, atractiva desde lo visual, con algunos toques de fantasía y excelentes escenas de lucha. Una propuesta recomendable, sin mas pretensiones que entretener).

Recomendaciones: Si Ud. es fanático de las artes marciales, obviamente no se le puede perder.
Si Ud. no gusta de las artes marciales, vaya igual. Capaz que le empiezan a gustar.
Si Ud. espera encontrarse con una historia épica tipo "El Tigre y el Dragón", "Héroe" o "La casa de las dagas voladoras" ojo porque por ahí sale medio desilusionado.
Si Ud. tiene entre 30 y 40 años y apenas levanta una pata le duele todo, vaya y muérase de envidia de estos dos tipos que con 45 y 58 años se mueven como si tuvieran 20.
Lo mejor: Ver a Jackie y a Jet compartiendo la pantalla.
Lo peor: La onda medio
publicado por Renegado el 10 octubre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.