Esta es de esa clase de películas que aún queriendo reconocer lo pueril del asunto y de la estética utilizada, la impresión de entretenimiento bien drenado es imborrable.

★☆☆☆☆ Pésima

Death Race La Carrera de la Muerte

La distopía futurista y el folletín visual dificilmente pueden encontrar una realización con resultados coherentes. En Death race Paul W. Anderson utiliza un lenguaje que convencionalmente lo indicamos con los motes de "publi-reportaje" o la cinética del videojuego y que, para desconcierto de muchos, es efectivo respecto a la rítmica visual propuesta, a los perfiles y a la planicie de medios e ideas que con facilidad pueden excusarse por la ausencia de pretensiones. Atmósfera (fotogramas) cenicienta, motores, velocidad. No hay nada más. Pero esta es de esa clase de películas que aún queriendo reconocer lo pueril del asunto y de la estética utilizada, la impresión de entretenimiento bien drenado es imborrable. Claro, como ya me comenta la mosca cojonera de turno, lo mismo sucede con el scalextric y aquí estamos obligados a hablar de cine…


Toda distopía debe contener algo de amargura o sátira punzante, y todo en Death race es demasiado inofensivo y requetesobado en distintos ámbitos de expresión. Todo formalismo -aunque sea el publicitario, el del videojuego, el videoclip – ha de crear una nueva mirada ya sea sobre la base de contenidos nuevos o reinventando el paisaje árquetípico haciendo que este sea un nuevo lenguaje.
publicado por José A. Peig el 7 octubre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.