La torpeza de Smart aquí no termina de cerrar, ni permite que esta remake, estupendamente protagonizada por el gran Steve Carell, pueda leerse sin tener en cuenta ni añorar la esencia de la serie original.

★★★☆☆ Buena

Superagente 86

Cuando la remake proviene de un material tan genuino y significativo como la serie de los sesenta El superagente 86, la mejor creación televisiva del indiscutible maestro de la parodia Mel Brooks, y una de las comedias esenciales del universo catódico, las cartas parecen echarse solas. Más aún teniendo en cuenta la acertadísima elección de casting para el protagónico de Maxwell Smart. No existe actualmente (y me arriesgaría a decir, no ha existido desde la serie hasta la fecha), otro comediante capaz de captar por completo el espíritu de Don Adams, como lo hace el talentosísimo Steve Carell, el mejor actor de comedia que ha surgido en los últimos años. Hacia el comienzo de la película y en algunos pasajes aislados del film, lo vemos a Carell adoptando la misma voz y la misma cadencia de Adams. Sin embargo, y como es debido, la mera imitación le cede el paso a la interpretación, y allí donde Carell puede despegarse del fantasma de Adams, logra sacar adelante esta versión aggiornada del superagente de Control.

El objetivo ha sido actualizar la serie, ahora la organización secreta “buena” que se enfrenta históricamente a la organización “malvada” Kaos, ha evolucionado tecnológicamente, y los elementos característicos de la agencia de “recontraespionaje”, como el cono del silencio, hoy son piezas de museo, o pasan a ser, como este mismo elemento, objetos de base para nuevos prototipos que adquieren las mismas funciones. Si en la serie el conflicto entre las dos organizaciones constituía un correlato de la Guerra Fría, acá podría llevar a la siguiente pregunta: ¿Dónde han quedado los correspondientes apuntes históricos? (Aunque esta pregunta podría caber para cualquier film reciente de James Bond, y no es un problema en sí mismo).

Más allá de este aspecto, que da para interrogar sobre el sentido de trasladar el universo de Kaos y Control a la actualidad, hay un aspecto fundamental de esta adaptación que no pasa desapercibido: ¿Qué ha sucedido con Maxwell Smart? Si la génesis de este personaje radica en su torpeza y cierta falta de inteligencia como objeto principal de los sucesivos gags, aquí aparece, sí, como un sujeto bastante torpe, que poco a poco demuestra ser más inteligente de lo que creemos. Esto comienza a desplegarse una vez que la película apunta más hacia el policial que hacia la comedia. Si el director Peter Segal, conocido por ser uno de los directores principales de las comedias de Adam Sandler, y otras como El profesor chiflado 2 o Tommy boy (una de las mejores comedias protagonizadas por el malogrado Chris Farley), no daba para suponer de esta remake otra cosa más que comedia pura, es la intervención de la Warner, el hecho de colocarle a esta remake el sayo de “superproducción”, lo que hace que la película derive en gruesas secuencias de acción, como la pelea entre Smart y 23 (“The Rock”, quien demuestra que ha evolucionado notablemente como actor desde su no muy lejano debut en la gran pantalla hasta la fecha).

Estas secuencias están correctamente dirigidas, y no dejan de ser funcionales al argumento de la película, pero allí donde aparecen estas escenas, el espíritu de la serie parece desvirtuarse considerablemente, y nos hacen recordar con melancolía los tiempos de Naked gun / Agárralo como puedas, el único film (o serie de filmes) que ha sostenido el alma de un clásico como El Superagente 86. La torpeza de Frank Drebin era prácticamente la misma que la del original Maxwell Smart, y esta torpeza era fundamental para entender la disparatada resolución de los casos en ambos ejemplos, cosa que aquí no termina de cerrar, ni permite que esta remake, estupendamente protagonizada por el gran Steve Carell, pueda leerse, aunque sea por un momento, sin tener en cuenta ni añorar la esencia de la serie original.

publicado por Leo A.Senderovsky el 17 septiembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.