Un par de sustos mal dados y una atmósfera no del todo conseguida hacen de la que prometía ser la película de terror de la temporada, un eterno ejercicio de quiero y no puedo en que ningun golpe de efecto termina de cuajar.

★★☆☆☆ Mediocre

1408

Stephen King siempre ha sido un gran filón para el mundo del cine. Bien es cierto que al igual que algunas de sus adaptaciones eran grandes mierdas, hay otras muy buenas, que han llegado a alzarse como clásicos del género y verdaderas obras maestras. Ésta cinta, con John Cusack y Samuel L. Jackson lamentablemente, es de las primeras.

La película cuenta la historia de un novelista de terror que sólo cree en aquello que ven sus ojos. Tras dedicarse a desacreditar fenomenos paranormales ocurridos en supuestas casas fantasmas, él no tiene prueba alguna de la existencia de vida más allá de la muerte. Sin embargo, todo cambiará cuando entre en la habitación 1408 del Hotel Dolphin…

Inundada de fantasías de la mente y paranoias de escritor, la película explora los rincones más escondidos de la mente humana y es un viaje a la locura a través del excepticismo de este personaje interpretado por John Cusack. La habitación, como un personaje más de la película, toma vida propia e intenta lo imposible para hacerle extremadamente dura la estancia al exceptico escritor, intentando en todo momento que se desmorone y desista de su empeño.

Fantamas del pasado que aparecen y desaparecen, frío extremo, calor sofocante, claustrofobia, hermetismo y demás sucesos paranormales que la habitación irá poniendo en juego para ver como este escritor de novelas, Mike Enslin, intenta capear el temporal y hacer frente a la adversidad. Junto al ya mencionado John Cusack encontramos a Samuel L. Jackson, en un papel que roza el cameo, y que, quizá por eso mismo, por lo poco relevante argumentalmente, lo hace con gran soltura, casi sin tomarlo en serio.

¿Miedo? Bueno, la película pretende ser del género de terror, y sinceramente, no lo consigue. Un par de sustos mal dados y una atmósfera no del todo conseguida hacen de la que prometía ser la película de terror de la temporada, un eterno ejercicio de quiero y no puedo en que ningun golpe de efecto termina de cuajar, y deja al espectador a medias en más de la mitad de las situaciones.

Lo mejor: Samuel L. Jackson
Lo peor: El eterno quiero y no puedo
publicado por Pablo López el 30 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.