Una pequeña película, sin ninguna artificialidad, sincera, consecuente y que depara un agradable rato de buen cine hecho con cariño.

★★★★☆ Muy Buena

Ahora o nunca

El irregular director Rob Reiner regresa a las pantallas con un duelo interpretativo de los que hacen mella, una de estas películas cuyos papeles protagonistas han sido escritos expresamente para sus dos actores principales: Jack Nicholson y Morgan Freeman.

Una pareja de enfermos terminales de cáncer, de caracteres y mundos completamente opuestos (Edward Cole es un engreído millonario mientras que Carter Chambers es un modesto mecánico), decide hacer un último viaje para poder realizar todas las cosas que desean hacer antes de morir.

Como ya pasara con papeles como el de Infiltrados en el caso de Nicholson o el de Million Dollar Baby en el caso de Freeman, es difícil que salga mal un personaje hecho a medida. En este caso, no sólo sale bien, sino que traspasa la frontera de lo meramente formal y se convierte en un verdadero juego entre dos actores de renombre que desde hace tiempo querían trabajar juntos.

De argumento ligero, básico y simple, lo mejor de esta película es el fondo que se transmite, la idea básica de la última oportunidad, de la libertad y de muchos otros temas que sin duda están muy presentes en la sociedad actual.

Interesante reflexión la que plantea el filme e interesante propuesta para la cartelera actual, tan hiperpoblada de grandes producciones con pretensión pre-Oscar y exagerada publicidad. Una pequeña película, sin ninguna artificialidad, sincera, consecuente y que depara un agradable rato de buen cine hecho con cariño.

Lo mejor: Nicholson y Freeman
Lo peor: Algún truco de guión (perdonable, por supuesto)
publicado por Pablo López el 29 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.