Interesante, pero insuficiente.

★★☆☆☆ Mediocre

3 Días

Fue la gran triunfadora del pasado Festival de Málaga. La ópera prima del cordobés F. Javier Gutiérrez 3 Días llega respaldada por las nada menos que cuatro Biznagas conseguidas en el festival malagueño y además, por tener en la producción a Green Moon, la empresa productora fundada al alimón por el compositor Antonio Meliveo y el actor y director Antonio Banderas. Un buen respaldo para una película que lo necesita, porque por sí misma, poco tiene que decir.

El secretario general de la ONU anuncia que un gigantesco meteorito se estrellará contra la Tierra en setenta y dos horas, acabando con toda la humanidad. La desesperación, el caos y la muerte recorren el planeta. Los habitantes del perdido pueblo de la Laguna escuchan aterrorizados la noticia. Alex, un joven frustrado que vive con su madre y hace chapuzas a domicilio, decide pasar sus últimos días encerrado, emborrachándose y oyendo su música favorita. Sus planes cambiarán de golpe cuando se ve obligado a ayudar a su madre, Rosa, y a los cuatro hijos de su hermano Tomás ante la llegada de Lucio, un desconocido, ambiguo y desconcertante personaje cargado de misteriosas intenciones.

Aunque tiene una premisa bastante atrayente, la puesta en claro de este proyecto dista mucho de ser un producto viable y consistente. Reconozco que la película ofrece una de las mejores facturas técnicas del cine español con una fotografía, dirección y efectos especiales de aúpa, pero la base de guión que debe sustentarlo adolece de grandes fallos.

En primer lugar, la historia comienza y se detiene totalmente en el minuto 20, para ponerse a dar vueltas sobre lo mismo, a hacer elucubraciones, cábalas y en definitiva, para no llegar a ningún sitio aún habiendo intentado ir a todos. Lástima que vuelva a arrancar a pocos minutos de su final, para entonces ya había perdido todo el interés que me suscitó en un principio.

Además, por si fuera poco, el hecho de que el mundo vaya a acabarse en 72 horas es meramente circunstancial. Nada ni nadie dependen de ello, de hecho, no es una premisa de la historia, sino un simple contexto que podría ser ese, u otro cualquiera. Por si fuera poco, los actores no están en su mejor momento, sobretodo Eduard Fernández, verdadero monstruo de la interpretación que aquí pasa de puntillas por el personaje. Destacaré en el caso contrario a Víctor Clavijo, que carga con un personaje bastante mejor trabajado que sus anteriores películas.

En definitiva, una propuesta harto interesante, que se desinfla a los 20 minutos de comenzar, con factura alucinante pero que hace aguas por todos lados, una raya en el agua del género de ciencia ficción en España. Interesante, pero insuficiente.

Lo mejor: Los primeros 20 minutos
Lo peor: El resto
publicado por Pablo López el 29 agosto, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.