Los cantantes de country, cantan y componen country

★★★★☆ Muy Buena

Crazy heart

Es curioso como una película que va de la vida, ficticia, de un músico, puede alejarse tanto del típico biopic de cantante al que nos tiene acostumbrados Hollywood (y contra el que, por cierto, no tengo nada. Soy un fan incondicional de EN LA CUERDA FLOJA)

CRAZY HEART, del actor debutando como director Scoot Cooper, es la historia de un cantante de country, viejo y en horas bajas, que consigue salir de su desastrosa vida gracias a la música. Y no a una mujer, como puede parecer, ya que el papel que realiza la maravillosa Maggie Gyllenahal es un comodín, un apoyo externo, para llevar al personaje de Bad Blake, el grandísimo Jeff Bridges, a volver a componer después de años en los que, sencillamente, a estado cantando en tugurios de mala muerto a los que iba borracho.

La trama se aleja de todo lo que hemos podido ver en los últimos años en lo que a películas sobre cantantes se refiere. Y se acerca, y mucho, a esa película que protagonizó Robert Duvall (que aquí aparece y no por casualidad) hace varios años titulada TENDER MERCIES, y que también habla de la vida de un viejo cantante de country.

CRAZY HEART arranca cuando Bad Blake es ya viejo, está acabado, es alcohólico y no tiene intención de levantar vuelo, en casi ningún aspecto de su vida. Y de cómo las circunstancias de su vida lo empujan a darse cuenta de que los cantantes y compositores de country, se dedican precisamente a eso. Componer y cantar country. Es un juego de guión parecido al que jugaba Rocky en sus películas: "los boxeadores, boxean"

No entiendo como la Academia ha obviado a ésta película en las categorías más importantes, decantándose a favor de un pedazo de mojón como es PRECIOUS. Porque CRAZY HEART tiene un guión magnífico, un ritmo propio de una canción (de country), un reparto lleno de actores y actrices en estado de gracia, una dirección propia de alguien con muchas más edad y madurez que el director que la dirige y una música que, sin dudarlo, es de las mejores de todo el año. Y posiblemente de los últimos cinco años.

Jeff Bridges consigue regalar al público un personaje icónico. Que parece, a ratos, una mezcla de el Jeff Lebowski de EL GRAN LEBOWSKI (por cierto, no tiene precio poder volver a ver a Bridges dentro de una bolera) y el Jack Kelson de esa Obra Maestra medio olvidada que es AMERICAN HEART.

Un músico tan de verdad, que resulta más real que si hubiese interpretado a un personaje real porque, seamos sinceros, cuando un actor interpreta a un personaje mundialmente conocido, ya sea Elvis, Johnny Cash, Ray Charles o cualquier otro, lo que vemos como público es a tal y cual actor "interpretando a tal o cual icóno musical, cinematográfico o de cualquier otro tipo". Porque coger a un actor famoso para hacer una película sobre otro famoso es un riesgo, porque se juega con dos personalidades que todo el mundo, o casi todo el mundo, conoce. No es el caso de CRAZY HEART en la que, para hacerla más creíble, se habla de un personaje ficticio contado a través del cuerpo y la personalidad de uno de los mejores actores vivos, Jeff Bridges. Y uno se lo cree. Se cree que todo lo que ve es cierto y, hasta cierto punto lo desea. Uno acaba queriendo que Bad Blake exista, y que haya por alguna librería una biografía que leerse sobre él. 

Las canciones son magníficas, en especial esa que interpreta (y que es suya por cierto) Bridges, titulada "Hold on You". O la maravillosa canción que d título a la película y que canta el personaje que interpreta un magnífico Colin Farrell, que suena al final, en una escena llevada al contrario de lo que todo el mundo se imagina. Maravillosa.

El responsable de la música, T-Bone Burnett, un reputado cantante y compositor de country, ha conseguido crear una banda sonora sublime, que llega a puntos tan altos que daría sentido a la compra del disco por encima de la descarga pirata (teniendo en cuenta mi repulsión hacia Ramoncín, es mucho decir)

La dirección de la película es cercana a cierto cine de los 80, evitando toda parafernalia innecesaria en ésta película, que se sostiene por sí sola. Mostrando esos preciosos y poderosísimos paisajes propios de Texas y Nuevo Méjico, llenos de polvo y llanuras secas. Carreteras secundarias vacías. En las que uno desea perderse, perderse de verdad. Porque parecen estar cargadas de vida, y detenidas en el tiempo. Obviad, por favor, las últimas líneas oh! queridos lectores. Son cursis y absurdas, y además cargadas de tópicos.

La sensación que te deja la película es que, ante todo, ha sido un viaje musical lleno de electricidad. De pasión por el country. Un tipo de música, puramente folklórika, que tiene detrás muchas historia, y un gran potencial cinematográfico. Además de un sonido de guitarras cojonudo y un espectáculo en "petit comite" realmente divertido. Además, uno quiere comprarse camisas bakeras y sombreros después de verla.

Es el equivalente a disfraz de Lobezno si uno ve la película del superhéroe.

 

SIGUI GROSS (TYLER)

Lo mejor: Todo, o casi todo.
Lo peor: Algún que otro tópico en el tercer acto.
publicado por Tyler el 2 marzo, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.