Simplemente recomiendo para el bien de la salud mental, se mantengan alejados de esto. No pierdo más el tiempo con semejante estropicio.

★☆☆☆☆ Pésima

Terrror en el green

En ocasiones me desato comentando los valores de aquellos que saben apartarse de las convenciones del terror de más rancio que sale como rosquillas. Supongo que un par de amigotes tuvieron la enorme fortuna de rodar este chapucero slasher y encima distribuirlo con bastantes copias en el mercado del video y televisión.

Por suerte para la humanidad y por justicia poética, de momento no volvieron a ponerse tras las cámaras. En ocasiones me mandan mails preguntándome esto ¿Por qué algunas de tus críticas son brillantes descubriendo y analizando todos los pormenores del producto y en otras apenas pierdes cuatro líneas? Entonces yo contraataco con una respuesta muy simple. Depende del material que tengo entre manos a desarrollar, no es lo mismo encontrarte con algo que mantiene conceptos para expandirse desde la psicología de personajes, mensajes, diálogos. Que por el contrario un producto casposo vacío de cualquier argumento cinematográfico reseñable.

¿Qué cojones puedo reseñas de este terror en el green? NADA, con mayúsculas, jovencitos subnormales que son carnaza, maquillaje y efectos especiales inexistentes, guión escrito en una tarde, banda sonora de parvulitos y un decorado que es un campo con cuadro banderitas. De la fotografía ni se acordaron. La protagoniza de forma horrorosa ALLELON RUGGIERO al que vimos en FALLEN y STEVE RICKMAN que tan solo volvió a actuar en SORORITY. Casi se podría considerar como una producción casera, sin que eso tenga que ser malo, pues estoy seguro que algunos cortos entre amigos son mejores que esta payasada. Simplemente recomiendo para el bien de la salud mental, se mantengan alejados de esto. No pierdo más el tiempo con semejante estropicio.
Lo mejor: Que termine.
Lo peor: Que se rodara.
publicado por Andrés Pons el 27 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.