Un thriller de acción trepidante, entretenido, que técnicamente se encuentra al nivel de las producciones americanas, y que no aspira ni consigue ir más allá del montón de producciones en este apartado.

★★★☆☆ Buena

Venganza

Desde Francia surge este thriller con mucho olor y sabor a Hollywood, tanto en su reparto, encabezado con un Liam Neeson que se muestra bastante cómodo en el rol de héroe de acción, como en la trama y en su puesta en escena. Escrita y producida por el francés más conocedor del cine americano actual, Luc Besson, la historia de padre al rescate de su hija/o secuestrada/o, parece (y ha sido, de hecho) demasiado tratada por el cine de acción hollywoodense. La diferencia podría estar en que esta historia típica de estrellas americanas del género, es interpretada en este caso por un actor que brilla en cuanto género encara. Esta sola diferencia no consigue sacar está película del lugar reservado a los films de suspenso entretenidos aunque menores. La dirección, efectiva pero trillada hasta en los ralentis y en el montaje efectista, que se evidencia especialmente en los consabidos y obvios flashbacks, tampoco ayuda para elevar esta propuesta sobre el resto de su tipo. Ni que hablar de los particulares y polémicos métodos que emplea Bryan para buscar a su hija. Este agente retirado que vive en estado de paranoia permanente (mensaje del film número 1 = la paranoia es justificada), no descarta matar y torturar a cuanto criminal aparezca en escena, con tal de rescatar a Kim, su hija secuestrada por una red albana de trata de blancas, aún soportando la persecución de la corrupta policía francesa (mensaje número 2 = la violencia es justificada, mensaje número 3 = los malos son inmigrantes, mensaje número 4 = ir contra la ley está bien, si la ley está representada por seres corruptos, y la causa es noble). De esa manera, a medida que avanza la historia, avanzan y evolucionan los tópicos del costado más reaccionario del cine de acción, tópicos que a su vez se apoyan en las decisiones más polémicas del gobierno y la sociedad francesa respecto a la inmigración ilegal. Más allá de esto, que no requiere mayor reflexión (a fin de cuentas, se trata de cine de acción en su apartado “justicia por mano propia”, con toda la parafernalia ideológica que ello habitualmente conlleva), nos encontramos con un thriller de acción trepidante, entretenido, que técnicamente se encuentra al nivel de las producciones americanas, y que no aspira ni consigue ir más allá del montón de producciones en este apartado.
publicado por Leo A.Senderovsky el 22 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.