Lo más destacado de esta hermosa película, es la manera que ingresa en el mundo de los pacientes de neuropsiquiátricos, una mirada única y compleja de un espacio por demás frecuentado por el cine.

★★★★★ Excelente

Soy un cyborg

Notorio y notable cambio de registro en la filmografía de uno de los mejores directores coreamos, quien alcanzó fama internacional con su “trilogía de venganza”. Probablemente nada pueda estar más alejado del tono violento de aquellas que esta comedia naïf y edulcorada. Park Chan-wook se introduce de lleno en las fantasías de una joven internada en un psiquiátrico, pero no solo indaga en su alocada idea de que es un cyborg, sino que espía en la vida y los movimientos de muchos de los pacientes que la rodean. De esa manera, cada uno de los habitantes del psiquiátrico vierte su propio lenguaje y códigos sobre la historia y la película, y Park Chan-wook nos muestra a los personajes sin establecer un distanciamiento de ellos, como si fuera un paciente más, conviviendo con las dispares características de cada uno de ellos. Este punto de vista hace que algunos momentos se vuelvan tan desquiciados como sus personajes, cuasi ininteligibles, pero a su vez consigue generar una fuerte empatía con los locos en cuestión, al punto de brindarnos momentos profundamente conmovedores, como la escena en la que todos observan cautelosos cómo el amigo de Young-goon la ayuda abandonar la huelga de hambre, convenciéndola que el arroz se volverá energía para su organismo metálico. La mirada del director coreano no reniega de ciertos elementos propios de su cine (ejemplo de esto es la original transformación del cuerpo de Young-goon en una máquina asesina), y de su habitual y estupenda artillería visual. Sin embargo, lo más destacado de esta hermosa película, es la manera que ingresa en el mundo de los pacientes de neuropsiquiátricos, una mirada única y compleja de un espacio por demás frecuentado por el cine. Esta mirada, que avala la idea de los locos como niños convencidos del juego en el que viven insertos, es la que le inyecta toda la carga de ternura y esperanza a unos personajes condenados al encierro y el abandono.
publicado por Leo A.Senderovsky el 21 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.