Puro delirio ver este tipo mutilando a los raperos blancos, con diálogos escritos en plena efervescencia de distintas sustancias corriendo por las venas.

★★☆☆☆ Mediocre

Drive-thru

Una de las cuestiones por las que adoro la serie b es precisamente porque en su vertiente más arcaica nos suele ofrecer casi de forma involuntaria guiones imposibles y diálogos que no podemos soñar ver en una gran súper-producción.

Dos debutantes que tienen pendiente de estreno TWITCH, recurren a la siempre inquietante figura del payaso. Donde se le saco el máximo provecho en KILLER KLOMS, CLOWHOUSE, de forma más psicológica en la adaptación de la excelente novela de KING titulada IT. Incluso productos menores como GAZY.

Un reparto joven, como suele ser habitual cumple a rajatabla los canones de belleza requerida en la serie b. LEIGHTON MEESTER vista en la serie GOSSIP GIRL y NICHOLAS AGOSTO conocido tras su participación en héroes.

Desde los primeros minutos nos damos cuenta de que nos encontramos con la típica producción que te deja claro de que va. Es decir nada de ponerse en serio. Unos jóvenes blancos se comportan como raperos negros, constituyendo un cómico y a la vez patético comienzo. Los realizadores desde el primer momento lanzan el mensaje bien clarito, humor de andar por casa, en una producción juvenil de ínfimo presupuesto. Lo mejor de todo no obstante es la cachonda aparición del payaso protagonista.

Un compendio entre ROBOCOP y DARDTH VATER, con la misma voz mecanizada y movimientos robóticos se planta con frases del estilo:

– Os voy a meter el zapato por el culo.
– ¡Puta! Eres mía.

Puro delirio ver este tipo mutilando a los raperos blancos, con diálogos escritos en plena efervescencia de distintas sustancias corriendo por las venas.

Lo que continua es todavía más surrealista; Mezclando el slasher con los filmes de espiritismo o guija. Muertes gore que hay que verlas para creerlas, el pequeño presupuesto no permite florituras. Siendo el maquillaje, vestuario, fotografía bastante deprimente. Salvándose algo la potente banda sonora HEVY METAL. Por supuesto también se nos ofrece una bonita galería de cuerpos a flor de piel de sus guapos protagonistas. Evidentemente puro desastre consumista para un público poco exigente.


De todas formas el encanto se encuentra en cada escena, cuando sale el payasete las carcajadas son de órdago. Siendo un entretenimiento para una tarde aburrida a pesar de sus nulos meritos cinematográficos, pero de todo tiene que haber.
Lo mejor: Sus primeros minutos con los raperos blancos son descojonantes.
Lo peor: Interpretaciones, rubros técnicos, guión.
publicado por Andrés Pons el 18 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.