El director no ha sabido sacarle partido a un explosivo y sobresaliente reparto y se ha quedado en un telefilme sin pulso. Tan muerto como el hijo del protagonista.

★★☆☆☆ Mediocre

Un cruce en el destino

Los accidentes ocurren. Lo que nos define es cómo nos comportamos después, cómo aceptamos nuestra responsabilidad. Este es el tema de la película.

Dwight (Ruffalo) atropella por accidente al hijo de Ethan (Phoenix) y Grace (Conelly), pero se da a la fuga. Al mismo tiempo que el remordimiento se apodera de Dwight, la rabia de la familia del pequeño atropellado aumenta.

Un atropello accidental puede ser el comienzo de una tortura que no termina. La película nos prometía un drama potente y se queda en algo sin alma, una sucesión de lloros y momentos supuestamente emotivos. El director no ha sabido sacarle partido a un explosivo y sobresaliente reparto y se ha quedado en un telefilme sin pulso. Tan muerto como el hijo del protagonista.

El planteamiento y crítica que hace esta película de la justicia, su lentitud y lo injusta que nos puede parecer a veces es de lo poco salvable del film. Mientras lo veía trataba de hacerme una idea de alguna película española que reflejara nuestro glorioso sistema judicial, pero llegué a la conclusión de que no hay mucho realizador con esa valentía. 

También es digno de mención el apoyo organizado que tienen las familias víctimas de estos homicidios y que se dejan ver en esta película.

Sin embargo la película pasa sin pena ni gloria por supuestos momentos dramáticos y tensos en los que los personajes deciden su destino. Y el tiempo, que se suele decir que cura las heridas, en este caso ayuda a aumentar los remordimientos y la ira.

publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 25 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.