Justamente la fluidez y la soltura con las que la trama se va desplegando, lo acelerado de las acciones y los diálogos impiden un mejor desarrollo de las relaciones entre los personajes y, en suma, la imperfección ante una fuerza dramática.

★★★☆☆ Buena

Las crónicas de Spiderwick

The Spiderwick Chronicles nos remite al cuento clásico infantil realizado con la artesanía de Mark Waters que aquí nos muestra una habilidad heredera de la contundencia visual "spielbergriana". Esto la coloca en la cada vez más escasa realización clásica de productos que resisten al tratamiento visual en boga desde que los hermanos Wachowsky y Peter Jackson – entre otros – sucesivamente indicaran los modelos a imitar, si bien Chris Columbus supuso un brillante contrapunto en las dos primeras entregas de Harry Potter. La cuestión cinematográfica consiste en dilucidar el por qué fracasa el mimetismo y triunfa la reafirmación en la mirada clasicista, que no es otra que la expresión más clara y sintética a efectos narrativos independientemente de los precedentes.

Si hablamos de concisión y síntesis, el montaje de Michael Kahn vuelve a ser determinante para construir la secuencia que narra la historia con fluidez y ritmo implacables, el cual agota cualquier margen para las excesivas soflamas metafóricas o morales que tan a menudo se cuelan en este tipo de productos. Puro entretenimiento en torno a la casa encantada y los secretos de la naturaleza circundante, el espacio feérico más elemental y un arquetipo literario que ha impregnado a varias generaciones, desde Lewis Carroll hasta hoy. Pasajes líricos, otros que tiran por lo siniestro, rápida exposición del esquema – siempre tan efectivo y tan bien utilizado una vez más – que representa al grupo acorralado frente a los enemigos que amenazan desde el exterior.

La película triunfa por la química entre sus ingredientes más que por su originalidad o por la contundencia en el plano dramático, y justamente la fluidez y la soltura con las que la trama se va desplegando, lo acelerado de las acciones y los diálogos impiden un mejor desarrollo de las relaciones entre los personajes y, en suma, la imperfección ante una fuerza dramática que nunca llega a realizarse. Y a pesar de los tópicos y la sensiblería en las últimas secuencias, su efectiva concisión en el conjunto sigue siendo innegable, modélica.
publicado por José A. Peig el 19 julio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.