Estamos ante una de las más firmes promesas del cine europeo, con un honroso debut en un género tan complejo como la comedia negra, encajada dentro del cine de gángsters.

★★★★☆ Muy Buena

Escondidos en Brujas

Para que luego digan que los cortometrajes no sirven para nada. "Six Shooter" ganó el oscar al mejor cortometraje en 2006 y de ahí este neófito y londinense director se ha embarcado en una película de gran entidad, con tres de los más importantes actores europeos –Ralph Fiennes, Colin Farrell y Brendan Gleeson, que ya trabajó en "Six Shooter"- y con un argumento que mezcla a partes iguales comedia y drama, en el marco de la ciudad gótica belga de Brujas, y con la mafia, los códigos de honor y los ajustes de cuentas como telón de fondo: dos asesinos a sueldo viajan hasta la singular ciudad, huyendo de un serio problema. Lo que ninguno de los dos sabe es que su respectivo jefe -un despiadado "hombre de familia", como suele pasar…- tiene unos planes muy particulares para los dos. Aunque parecía que únicamente Guy Ritchie tenia la patente para hablar de gángsters ingleses con su "Snatch, cerdos y diamantes" -en realidad, ahora son irlandeses-, "Escondidos en Brujas" da una vuelta de tuerca a la temática, y al tono, que sin ser tan gamberro, no abandona un toque irónico que sirve a la perfección para mostrar las dispares personalidades de los protagonistas.

Con gran simpleza, pero con gran eficacia, en la cinta se van desgranando las motivaciones y pasiones de los personajes, dando inesperados giros argumentales que remozan el calado y profundidad de la historia. Uniendo algunos elementos surrealistas al film, como que Farrell se enamore de una chica que participa en el rodaje de una película rodada en Brujas y que está protagonizada por un enano racista -vamos, ni Dalí puesto de farlopa…-, la trama convierte a la ciudad en un personaje más, al principio pasivo y rechazado, pero finalmente activo e integrado en la dramaturgia de la historia. Pero el mejor elemento del film son las tres geniales interpretaciones de Fiennes, Farrell y Gleeson, que dotan al guión -que también ha sido escrito por el propio director- de un gran peso específico.

Estamos ante una de las más firmes promesas del cine europeo, con un honroso debut en un género tan complejo como la comedia negra, encajada dentro del cine de gángsters. Ojalá no se malogre con productos consumibles made in Hollywood de medio pelo, y siga haciendo un cine con una calidad tan buena como su primer largometraje.

Lo mejor: Los tres protagonistas, cada uno encajado a la perfección. El sentido del humor, tan cruel como inteligente. La diligencia para afrontar un género complicado, y salir airoso.
Lo peor: Algunos defectos de ritmo, propios de un primer film (y absolutamente perdonables).
publicado por Federico Casado Reina el 18 julio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.