Película de carreteras narrada con muchísima ternura y amor por sus personajes. Una historia cargada de vitalidad.

★★★★☆ Muy Buena

Mujeres viajando solas en la ruta, en busca de un poco de libertad. Sí, algo de esta road movie recuerda a Thelma y Louise, aunque con algunas diferencias. El viaje de nuestra vida muestra un viaje de otra generación de mujeres, Arvilla (Jessica Lange) y Margie (Kathy Bates) están más cerca de la tercera edad que Thelma y Louise. Carol (Joan Allen) no tanto, aunque curiosamente, es la más reprimida y religiosa de las tres. La diferencia principal es que esta no pregona un discurso feminista como lo hacía aquella, los hombres con los que se cruzan en la ruta son bastante bienintencionados, y la liberación principal es la del marido de Arvilla (de sus cenizas, para ser precisos). Las dos amigas acompañan a Arvilla a llevarle las cenizas de su marido a la hija de este, quien la ha amenazado con dejarla sin hogar.

Arvilla, quien ha seguido la voluntad de su marido de ser cremado, pretende cumplir con la promesa que le ha hecho de esparcir sus cenizas por los lugares que han recorrido juntos. Y lo que muestra la película es el viaje de tres mujeres para culminar la historia de amor de una de ellas, algo bien distinto al intento de liberación femenina de aquel clásico de los noventa. Pese a esto, esta película de carreteras está narrada con muchísima ternura y amor por sus personajes, una historia cargada de vitalidad, con un par de momentos un tanto patéticos (el tropiezo de la hija, que termina revelando el contenido de la urna), y la natural tristeza que da ver el estiradísimo rostro de una enorme actriz, aquí interpretando brillantemente a la inocente y alocada Arvilla.

publicado por Leo A.Senderovsky el 6 julio, 2008

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.