No estamos ante la presencia de un policial más, estamos ante la presencia de un policial que en manos de James Gray se ha potenciado de una manera notable, con una narración de alta calidad y unas actuaciones soberbias de todo su elenco, pero sobre

★★★★☆ Muy Buena

La noche es nuestra

James Gray se tomó 7 años desde su última película, la extraordinaria cinta “La Traición” (“The Yards”), para escribir y dirigir un film en donde los lazos familiares cobran una suprema importancia, y en donde vuelve a repetir dupla actoral con Mark Wahlberg y Joaquin Phoenix.

La película comienza mostrándonos a Bobby Green (Joaquin Phoenix) quien maneja un club nocturno en New York en los finales de los años ochenta. Su padre y su hermano (Robert Duvall y Mark Wahlberg) son honestos policías y desprecian de manera bastante notoria la vida que Bobby lleva, por lo cual la relación familiar está en un punto de retorno no muy probable. Cuando Joseph (Mark Wahlberg) se meta de lleno en la investigación de un narcotraficante de origen ruso, pedirá la colaboración de su hermano como informante (ya que el traficante que Joseph busca opera desde el club que Bobby maneja). Ante la rotunda negativa de éste último, Joseph y su división antinarcóticos emprenderán diferentes operativos para frenar la escalada del narcotráfico en la ciudad, pero inesperados sucesos harán replantear a Bobby su papel frente a la situación.

Realmente me considero un admirador de la calidad cinematográfica que posee James Gray. Todo lo que demostró en su genial película “The Yards” lo ha vuelto a repetir en ésta interesantísima cinta que es “We own the night”, el cual es un policial magníficamente narrado, con excelentes dosis de escenas de suspenso y acción, pero que en definitiva nos muestra un drama familiar de impecable factura y calidad.

Gray fue el encargado del guión de la cinta, el cual en un comienzo podría considerarse como un libreto más de un thriller policíaco, pero que en manos de James Gray se potencia de una manera notable. Aquí el ritmo narrativo de la cinta es muy bueno y efectivo, ya que la película no solo no aburre en ningún momento sino que escena tras escena todo se vuelve cada vez más interesante, con magníficas vueltas de tuerca en el carácter de los personajes, soberbias escenas de acción y excelentes diálogos narrativos.

La técnica de cámara de Gray es realmente impecable, ya que se maneja de manera soberbia cuando necesita planos largos y movimientos lentos, como así también cuando las escenas de acción (entre las cuales se encuentran escenas de tiroteos magníficas y una notable persecución automovilística) requieren un movimiento frenético de la misma con cámara al hombro. Pero más allá de su indudable capacidad técnica en todos los rubros cinematográficos, Gray me ha sorprendido en la dirección de actores, más precisamente en el protagónico que personifica de manera magnífica Joaquin Phoenix.

Metiéndonos de lleno en las actuaciones, no hay una sola interpretación floja en éste film, arrancando por un solvente Robert Duvall, como el padre de Joseph y Bobby, un hombre golpeado por la vida y por la violencia del mundo en el que le toca vivir, la cual tratará de combatir desde su larga y dedicada carrera en la fuerza policíaca, pasando por un Mark Walhberg sumamente convincente como un incorruptible policía que desea despejar las calles de Nueva York de los productos derivados del narcotráfico y que no parará hasta concluir con la investigación a como de lugar.
Por otro lado, Eva Mendes cumple realmente con creces en el rol de novia de Bobby (creo que es el mejor papel en el que la he visto), dotando a su personaje de la credibilidad necesaria, y hasta por momentos con una muy buena interpretación en momentos dramáticos.

Pero el que merece un párrafo aparte (ya que tiene el personaje más importante de la historia) es el genial Joaquin Phoenix, por lejos el mejor actor de ésta cinta. Su labor es magnífica en todo sentido, ya que su personaje pasa por todos los estados emocionales, tales como indiferencia, soberbia y hasta desgano en un primer momento, para de a poco ir mostrando todo lo contrario de una forma extraordinaria. Una actuación realmente de lujo, para un actor que cada vez que lo veo me sorprende un poco más.

En resumen, no estamos ante la presencia de un policial más, estamos ante la presencia de un policial que en manos de James Gray se ha potenciado de una manera notable, con una narración de alta calidad y unas actuaciones soberbias de todo su elenco, pero sobre todo de un Joaquin Phoenix notable. En definitiva un drama policial altamente recomendable.

Lo mejor: La calidad con la que James Gray narra un drama policial de impecable factura y la notable actuación de Joaquin Phoenix.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 6 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.