Una sencilla historia, narrada con exquisitez, y con un elenco que está a la altura de las circunstancias.

★★★☆☆ Buena

Lucky You

Pocas cosas resultan más aburridas de ver que un partido de póquer. Sin embargo, Curtis Hanson, conocido por haber dirigido grandes películas como L. A. Confidencial o Wonder boys, logra generar la tensión necesaria en esas extensas escenas. Hanson es un experto en saber narrar buenas historias, y esta vez vuelve a demostrar su habilidad para esconderse detrás de un cuento sencillo y bien contado. Lucky you tiene el maquillaje de una historia romántica y, pese a que esta línea está llevada con eficacia, lo interesante no es la relación de idas y venidas de Huck y Billie, que en definitiva es tan convencional como el grueso de las películas de este tipo, sino la relación, compuesta más por desencuentros que por encuentros, entre Huck y su padre.

Las mejores escenas se juegan ahí, entre Eric Bana y el enorme Robert Duvall, dos actores que, mostrando su mejor “cara de póquer”, logran evidenciar rencores y celos mutuos. El personaje de Huck expone toda su complejidad, al ser un hombre que vive a la sombra de un padre abandónico, y que a su vez, no puede dejar de estar en las mismas mesas de póquer por las que su padre transita, no puede dejar de jugarse la vida allí. Tal vez para entender a su padre, tal vez en la búsqueda constante de su afecto y aprobación, Huck compite hasta el último centavo, poniendo en riesgo su relación incipiente con Billie. Lucky you es simplemente eso, una sencilla historia, narrada con exquisitez, y con un elenco que está a la altura de las circunstancias. Suficiente para una película de este tipo, que en manos de Curtis Hanson, siempre parte de lo más simple, hasta extraer del argumento todo lo que la película puede dar.

publicado por Leo A.Senderovsky el 5 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.