Pese a su gran cantidad de lugares comunes del género épico, es una película sólida, bien construida, que no decae en ningún momento, y entretiene de principio a fin.

★★★☆☆ Buena

La última legión

La última legión es una película europea inscripta en la tradición del más puro cine épico, que combina acción y acontecimientos legendarios. Su correcta realización, su evidente carácter de superproducción, digno de la factoría De Laurentiis, y su notable reconstrucción de época, la colocan a la altura de la mayoría de las producciones americanas de este tipo. Cabe preguntarse algunas cuestiones sobre el elenco. La primera de ellas es si Colin Firth puede interpretar un héroe épico. Firth es un actor inglés, cuyo recio y gélido perfil lo ha colocado en la industria como un correcto galán de cine. Sin embargo, este mismo perfil se hace notar, y por lo menos durante la primera mitad de la película, parece no correrle sangre al personaje. Una vez que se establece la acción y sobrevienen los combates, Firth se despega solo y logra salir de su entumecimiento, para encontrar la naturaleza de su personaje, y lograr encabezar el ejército y el elenco, en los momentos más intensos del film.

La segunda cuestión a plantear es si era necesaria la inclusión de Aishwarya Rai. Parecería ser que, así como todo equipo que se precie debe contar con un hombre forzudo que se destaque del resto (aquí no falta ninguna figura previsible), también debe haber una mujer que sorprenda por su destreza y su valentía, y permita un romance con el protagonista. La extrema belleza de esta actriz de origen indio, y su solidez en las escenas de acción, la colocan entre lo mejor de esta película, fuera de la obviedad de su arbitraria existencia en este argumento y el excesivo pudor con el que se narra su relación con Aurelius. Vale destacar también a Ben Kingsley, que es capaz de lucirse en cualquier película, y el joven Thomas Sangster, quizás el personaje que mayor vuelco da en el transcurso del film, pasando de la timidez y la impasibilidad del niño, a la madurez y fortaleza que le da su rol de emperador.

La última legión, pese a su gran cantidad de lugares comunes del género épico, desde los diálogos hasta la música, pasando por el lugar tradicional que ocupa cada personaje en la historia, es una película sólida, bien construida, que no decae en ningún momento, y entretiene de principio a fin.

publicado por Leo A.Senderovsky el 5 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.