Bajo una primera capa de pretendidos aires esnobistas y pseudointelectuales, Suburban girl no es más que una comedia romántica bastante poco afortunada.

★★☆☆☆ Mediocre

Suburban girl

Basada en los relatos cortos escritos por Melissa Bank, Suburban girl es la primera película dirigida por Mark Klein, quien se diera a conocer por su guión de Serendipity, y cuenta con la interpretación de Sarah Michelle Gellar, Alec Baldwin, Maggie Grace, James Naughton, Chris Carmack y Vanessa Branch entre otros.

Suburban girl cuenta la historia de Brett Eisenberg, una editora asociada que trata de seguir los pasos del mítico Archie Knox, el principal referente reconvertido casi en leyenda de la profesión. Por avatares de la vida, Brett entablará una relación amorosa con Knox, del que aprenderá un sinfín de lecciones, tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Bajo una primera capa de pretendidos aires esnobistas y pseudointelectuales, Suburban girl no es más que una comedia romántica al uso que trata de recoger, de manera harto infructuosa, la herencia del Woody Allen de Manhattan o Annie Hall, encontrándose en realidad mucho más cerca de una suerte de El diablo viste de Prada en clave editorial.

Por contra, Suburban girl no es más que la historia de una joven que se sirve de sus encantos personales para ascender escalafones en el ámbito laboral, si bien la película de Mark Klein trata de matizar dicha realidad tanto a través de la supuesta introspección de sus personajes y el consecuente aprendizaje como a través de los propios elementos cómicos. Así pues, la relación entre Brett y Archie en ningún momento desata esa química indispensable para hacer creíble la historia, resultando ser una mescolanza algo vácua entre historia de amor y relación entre maestro y discípulo, en la que inevitablemente el segundo aprenderá y superará al primero, desmitificando al ídolo hasta convertirlo en un ser endeble y dependiente.

De este modo, Suburban girl se define a sí misma como poco más que una comedia de segunda con tintes introspectivos que, como su personaje principal, pretende llegar más alto de lo que en realidad puede abarcar, en una película desabrida y carente tanto de una garra como de una mordacidad que se antojan capitales para describir la frivolidad del entorno en el que transita su historia, transitando entre diversos géneros sin sentirse cómodo en nu¡inguno de ellos.

Por otro lado, la interpretación de Sarah Michelle Gellar se antoja insuficiente para un personaje supuestamente mucho más complejo y poliédrico del que nos es ofrecido en realidad, del mismo modo que Alec Baldwin, quien se sirve más bien de la experiencia que de sus propias capacidades interpretativas para confeccionar el retrato de un personaje que en contadas ocasiones exhibe el carisma que se le presupone.
publicado por Oscar Martínez el 28 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.