Una gran apuesta, un muy buen drama, y un más que sorprendente y auspicioso debut en la dirección de Ben Affleck.

★★★★☆ Muy Buena

Adiós pequeña, adiós

La primera película de Ben Affleck como director lo encuentra en forma, con la soltura y la inteligencia necesaria para llevar adelante un drama con toques de thriller, y personajes realistas, construidos con solidez. Difícil pensar en Affleck fuera de su labor como actor, salvo en su faceta de guionista (rol que colaboró en su salto a la fama, junto a su amigo Matt Damon). Afortunadamente, con este film, podemos pensarlo lejos de su habitualmente cuestionado talento actoral. Adiós pequeña adiós comienza con una historia que levantó polémica, por su semejanza con el “caso Madeleine” (lógica pero absurda comparación, ya que es la adaptación de una novela de 1998), para luego convertirse en el duro trayecto de un hombre que investiga al caso, llegando a atravesar un infierno personal y un cuestionamiento de su propia moral. Elemento clave de las obras del autor Dennis Lehane (autor de la novela homónima, y de Río místico), la ambigüedad moral y el sentido personal de justicia, son en este caso aprovechados para hacer una suerte de relectura evidente del clásico de Orson Welles, Sed de mal.

Tenemos aquí a un investigador (Casey Affleck, que cumple correctamente con su trabajo, mostrándose mejor actor que su hermano), quien, como Vargas, el policía encarnado por Charlton Heston en aquella obra maestra, se encuentra con que no todo es lo que parece, y algunos custodios de la ley, la evaden naturalmente o la aplican de acuerdo a su propio sentido de la justicia. En definitiva, es el retrato de un hombre enfrentándose a una realidad que dista de ser blanca o negra, y debe aprender que el gris está allí, presente por necesidad y para que la ley no condene a sus víctimas naturales. A esta historia, compleja desde el punto de vista ético, pero necesaria, por hacer foco en las contradicciones de la ley, se le suma un guión que sorprende con sus vueltas inesperadas y logra captar el espíritu de la novela, junto a un elenco sólido, del cual se destacan, como es habitual, Morgan Freeman y Ed Harris en los papeles que exponen con mayor fuerza ese tono “gris”, esa ambigüedad. Algunas líneas de los personajes son parafraseadas de Sed de mal, elemento que consolida ese paralelismo. Sin llegar a convertirse en un clásico, y sin llegar al nivel actoral y dramático de Río místico, Adiós pequeña adiós es una gran apuesta, un muy buen drama, y un más que sorprendente y auspicioso debut en la dirección de Ben Affleck.

publicado por Leo A.Senderovsky el 27 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.