Clooney como director ha conseguido el mismo efecto que su amigo Steven Soderbergh. Ha reunido un nutrido grupo de amigos y ha disfrutado haciendo una película de su gusto, pero que desgraciadamente no es del gusto del resto…

★★☆☆☆ Mediocre

Ella es el partido

George Clooney me tiene desconcertada. Son tres las películas que firma como director y cada una de ellas ofrece cantidades ingentes de detalles de saber hacer que cristalizan mejor o peor. Su primera cinta fue desconcertante y atrayente, casi un experimento para dilucidar si su postura natural era delante o detrás de la cámara. Como todo novato se la jugó mucho, el resultado no pudo ser mejor, si bien no tenía una factura perfecta y adolecía de ciertas deficiencias de ritmo Confesiones de una Mente Peligrosa fue un buen aperitivo. La lluvia de nominaciones con su segundo trabajo era muy merecida, Buenos Días y Buena Suerte era igual de arriesgada que su antecesora en cuanto a planteamiento y concepción: film político en blanco y negro y con claras dosis aleccionadoras esta vez. Además marcó una nueva etapa en la elección de papeles del actor que fueron por derroteros menos comerciales y más comprometidos.

Y ahora en esta tercera cinta se atreve con una comedia, una comedia que copia cada uno de los tópicos de la forma de filmar cine de la edad dorada: ofrece enredo descabellado, galanes fanfarrones, tics faciales descarados y una tendencia a la superficialidad quedándose en la historia de amor y no en el trasfondo que apuntaba y que bien podía haber dado para hacer una película bien distinta.

Dodge Connolly es un jugador de fútbol americano que está en la cuarentena, a recesión y la crisis hace peligrar su modo de vida cuando el esponsor vende su equipo así que decide hacer una cruzada para legalizar el fútbol americano y convertirlo en un deporte digno, su plan incluye fichar a la mejor estrella deportiva del fútbol universitario, Carter "Bala" Rutherford, un héroe de guerra y un chico brillante. Lo que no sabe es que detrás de él irá Lexie, una reportera que tiene como misión desenmascarle ante la opinión pública y que usará sus encantos para ello y a cambio Dodge recibirá cortantes y divertidas contestaciones rápidas e ingeniosas, tan rápidas e ingeniosas que a veces resultan pedantes y cansinas. Digamos que a veces Clooney copia tanto el cine al que quiere homenajear que tienes la sensación de haber visto la película un millón de veces. Si bien la impresión es de haber sido incluso rodada en los años treinta es precisamente el lastre que tiene el despegue de una cinta que es más naïf y bienintencionada que otra cosa.

Clooney como director ha conseguido el mismo efecto que su amigo Steven Soderbergh. Ha reunido un nutrido grupo de amigos y ha disfrutado haciendo una película de su gusto, pero que desgraciadamente no es del gusto del resto…


Lo mejor: Su sencillez narrativa y la química que desprende una amistad consolidada al llevarse a la pantalla.
Lo peor: Peca de ingenua en casi todos los sentidos quedándose en un humor edulcorado y poco satisfactorio.
publicado por Ana Belén Pacheco el 25 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.