Un producto por momentos afín a las “mentes morbosas” que critica durante toda la película.

★★★☆☆ Buena

Rastro Oculto (Untraceable)

Gregory Hoblit, director del muy meritorio thriller Fracture, regresa al mismo género en una película que confirma su enorme oficio como director. Rastro oculto solo se despega del nivel medio de las películas de suspenso, por apelar a elementos que constituyeron lo mejor de ese género en otras épocas, partiendo de una narración carente de vueltas de tuerca sorpresivas, recurso usado hasta el hartazgo en la actualidad. Tanto la trama, como algunos aspectos de su resolución, principalmente en lo que respecta a la forma en que se relacionan los traumas del asesino con sus crímenes, no son más que una reiteración de una estructura demasiado vista. De todos modos, la idea de mostrar a un asesino que mata con la complicidad de los cibernautas que visitan su página, conlleva un contundente análisis sobre la morbosa necesidad de ver que existe en toda la sociedad.

Si bien este planteo se cristaliza en todo su desarrollo, la decisión de hacer hincapié en las escenas violentas (algo que no se veía en su anterior película) se contradice con esa idea. Podríamos decir que, en vez de explorar con sutileza estas escenas, entrega un producto por momentos afín a las “mentes morbosas” que critica durante toda la película. Más allá de este elemento, la dirección aporta eficacia a la hora de narrar una historia de suspenso correctamente dosificado, con algunos apuntes un tanto graciosos, como el mensaje antipiratería que recorre algunas escenas, hasta la frase final, en la que un visitante de la página del crimen pregunta “¿Cómo puedo bajar este video?”, pregunta que, a su vez, alimenta el planteo principal sobre el voyeurismo morboso de los cibernautas.

publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.