Si bien la historia comienza de manera intrigante, poco a poco el complejo cortejo amoroso se vuelve un frío histeriqueo entre dos proyectos de amantes.

★★★☆☆ Buena

La duquesa de Langeais

Jacques Rivette, uno de los últimos grandes bastiones del cine francés, regresa con un film de época, que narra la trágica serie de desencuentros amorosos de Armand de Montriveau y Antoinette de Langeais. Si bien la historia comienza de manera intrigante, poco a poco el complejo cortejo amoroso se vuelve un frío histeriqueo entre dos proyectos de amantes, que solo por momentos saben mostrar su verdadero amor. Este jueguito macabro de atracción y rechazo, principalmente de la duquesa al general, comienza con cierta ironía y termina volviéndose un tanto soporífero, hasta un desenlace trágico resuelto con maestría. Rivette, en equipo con su genial socio creativo y guionista Pascal Bonitzer y Chrstine Laurent, juega con diversos elementos, principalmente con una fastuosa ambientación y con una definida voz literaria, plasmada en los diálogos y en unos originales intertítulos, que no se conforman con marcar los cambios témporo-espaciales, sino que se atreven a comentar y completar las escenas, ironizando constantemente sobre la relación, constituyéndose a su vez en una voz narradora con peso propio. Hay más discurso, y quizás más cine, en esos intertítulos que en la escenificación del tira y afloje de esta pareja que nunca llega a serlo, sin embargo, son esos intertítulos los que logran evocarnos la voz del sofisticado trío (que ya habían adaptado a Balzac en la multipremiada La bella mentirosa) y de un maestro con demasiados puntos en común con el resto de sus compatriotas contemporáneos.
publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.