Si la primera parte resultaba entretenida y ocurrente, esta secuela provoca vergüenza ajena. Es una película absolutamente innecesaria.

★☆☆☆☆ Pésima

Martin Lawrence se mete de nuevo en la piel de la abuela más marchosa, esta vez para infiltrarse como niñera en la casa de un importante empleado de una empresa de informática.

Esta abuela es un peligro era una instrascendente pero a entretenida comedia que resultó toda una sorpresa en la taquilla, así que los productores tuvieron que pensar que si había funcionado tan bien no estaría de más hacer una secuela con la que volver a llenar las salas. Pero supongo que no tuvieron en cuenta que la primera ya había dado todo de sí del personaje, y que intentar repetir el éxito no era una opción inteligente. Así que el resultado no podía ser otro que una película más infantil que la primera, con situaciones manidas hasta la extenuación y con contados chistes que hacen gracia. En esta entrega no cumple ni Martin Lawrence, ni ningún miembro del reparto, cuyas interpretaciones son tan planas y falta de ganas que logran aburrir más que divertir, y si a eso le sumamos una dirección (por parte de John Whitesell, que ha dirigido joyas como La chica del calendario) más bien floja nos encontramos un intento fallido de película humorística. Una pena.

Lo mejor: -Dos momentos: la escena del spa (por eso de los cuerpos femeninos -y no es que se muestre mucho-) y el momento en el que la abuela aparece con una moto de agua ante la atónita mirada de los malos.
Lo peor: -La simple idea de hacer una segunda parte de un film cuyo concepto inicial da sólo para una película.
publicado por Raul Neovallense el 10 marzo, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.