Pese a sus defectos, es un espectáculo muy entretenido con el que es imposible no pasar dos horas realmente divertidas.

★★★★☆ Muy Buena

Indiana Jones y La última cruzada

Por mucho que ahora se diga que inicialmente fue pensada como una serie de cinco películas, lo cierto es que en 1989, cinco años después de la segunda parte, George Lucas y Steven Spielberg decidían dar el carpetazo a la serie y estrenar “Indiana Jones y la última cruzada” (Indiana Jones and the last crusade).

Como colofón a la historia decidieron investigar en los orígenes del mito y mostrarnos no sólo el nacimiento de algunas de sus filias y fobias más conocidas sino la relación con su padre.

De hecho la película se puede considerar como la búsqueda por parte de Indy de sus propios orígenes. El grial funciona como una simple excusa, un MacGuffin, para ahondar en la tormentosa relación entre Indy y su progenitor. Este personaje, magníficamente interpretado por Sean Connery, es uno de los grandes aciertos de la película. Connery está inmenso y uno no puede imaginarse a otro actor que no fuese él, interpretando al padre del héroe.

Lo malo es que la película no funciona igual de bien que las anteriores entregas. El ritmo, aún siendo bueno, no es excelente. El guión de Jeffrey Boam tampoco es tan redondo e incluso estropea un poco al personaje de Marcus, bien interpretado por un Denholm Elliott que está bien incluso haciendo el payaso.

¿Por qué la película no es perfecta? Quizás influye que Spielberg no estaba en su mejor momento creativo o que Harrison Ford estaba algo cansado del personaje pero yo tengo, además, otra posible explicación que a muchos les sonará a herejía: temo que parte del problema esté causado por el personaje de Connery.

Y es que, aunque su química con Harrison Ford es de lo mejor de la película, creo que su tremendo protagonismo crea un desequilibrio en el guión entre las partes de comedia y las de aventura. De hecho, “Indiana Jones y la última cruzada” es la más cómica de la saga y las escenas de aventura, necesarias en una cinta de Indy, no están tan bien engarzadas con el resto de la acción como en otras ocasiones. Además, o quizás por ello, pocas veces tiene el espectador la sensación de que Indy corra realmente peligro.

Pese a estos defectos, es un espectáculo muy entretenido con el que es imposible no pasar dos horas realmente divertidas. Eso sí, siempre y cuando uno acepte embarcarse en esta aventura, bastante autorreferencial y con un esquema muy similar a “En busca del arca perdida”, llena de bromas internas y que comienza y termina con un homenaje al western que, en mi opinión, debería haber puesto punto y final a la saga.

publicado por Jeremy Fox el 3 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.