La Boda de mi Novia sigue la estructura típica de cualquier comedia romántica, y aunque no sorprende, sí es ligeramente superior a la mayoría de ejemplos actuales del género.

★★☆☆☆ Mediocre

La Boda de mi Novia

Al hablar de La Boda de mi Novia es inevitable comenzar rindiendo un pequeño y merecido homenaje a la figura del recientemente desaparecido Sydney Pollack. Cuatro días después de su fallecimiento se estrena la que ha resultado ser su película póstuma como actor, y en una ausencia increíble de tacto, e incluso de sentido promocional, desde Sony España no han facilitado ni una sola imagen de Pollack en las escasas tres escenas en las que aparece.

Centrándonos ya en La Boda de mi Novia, cuyo título español recuerda de una forma deliberada, y a la vez incomprensible, a uno de los clásicos del género: La Boda de mi Mejor Amigo. El planteamiento del film de Weilland es sospechosamente similar al de P.J. Hogan, pero éste está desarrollado con mucha menos elegancia y menos humor que el de aquél. La película transita por el camino visto mil y una veces en el cine, perpetuando una estructura y un modelo ya desgastado. Weilland no ofrece ni un solo atisbo de novedad dentro del camino trillado que es el género, siendo la cinta absolutamente predecible desde el minuto uno hasta el noventa. Si es cierto que La Boda de mi Novia sale bastante mal parada en las comparaciones con los clásicos de la comedia romántica, también lo es que vence en las comparaciones con la inmensa mayoría de títulos recientes del género, como Algo Pasa en Las Vegas o Mi Novio es un Ladrón. Aunque sin chispa ni mucho sentido del humor, las escenas van transcurriendo con finura, y salvo en algunos momentos de su recta final, el film no cae en el pasteleo. Los actores cumplen bien con sus papeles, siendo los más destacados un elegante y carismático Patrick Dempsey, y Sydney Pollack, protagonista de la escena más divertida de la cinta.

La Boda de mi Novia sigue la estructura típica de cualquier comedia romántica, y aunque no sorprende, sí es ligeramente superior a la mayoría de ejemplos actuales del género. Dentro de lo que es el film, los elementos románticos no resultan estomagantes, y en general las situaciones están resueltas con finura y cierta elegancia.

Lo mejor: Que será recordada por ser el último film como actor de Sydney Pollack.
Lo peor: No salirse de la etsructura típica de la comedia romántica.
publicado por Francisco Bellón el 29 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.