Película que no se debe desconocer por lo que entretenida pero que se une a la eterna lista de los fallidos intentos por hacer un buen cine de terror.

★★☆☆☆ Mediocre

Whisper

Muchas son las críticas que se quejan por el título que adoptó esta película en Latino América, “El Hijo del Diablo”, pues su título original en inglés es “Whisper” que se correspondería en el español con la palabra “Susurros”. Aunque no hay que desconocer que el primer título es mucho más sensacionalista que el segundo, no comprendo la queja, puesto que este nombre le da a la cinta mucho más sentido y refleja lo que realmente viene siendo la historia. “El Hijo del Diablo”, es la ópera prima de Stewart Hendler, un jóven realizador de tan solo 26 años de edad, que fue ganador del Premio del Público en el Festival de Sundance en el 2003, por su cortometraje One.

Otras de las cosas que la crítica ha enfatizado es en hacer una “odiosa” comparación con la Profecía. Digo odiosa, porque desde la elaboración de la cinta y en las notas de producción se dejó en claro que la película pretendía rendir un homenaje a directores como Richard Donner de la Profecía y Mervey Leroy de Semillas de Maldad. Es por eso que vemos similitudes inevitables, teniendo en cuenta de antemano este precedente, como el hecho que el Damian de la profecía en esta cinta sea David, ambos nombres con orígenes remotos relacionados a santos o ángeles, que la niñera que se suicida en la primera película acá termina en otras circunstancias, ó que el inicio de una historia arranca en el cumpleaños número cinco, mientras que la otra lo hace en el número diez, etc. Es decir, de “El Hijo del Diablo”, no se puede esperar cosa distinta.

La historia en términos generalísimos está bien estructurada, la trama aguarda el tiempo necesario para mantener medianamente en vilo al espectador sin llegar precisamente a cansarlo, el suspenso se sostiene hasta que se descubre su final inesperado, cuando todo apuntaba a que tendría su secuela o le dejarían en un final abierto. Es una cinta que lejos, muy lejos de ser de culto, entretiene al público y lo hace brincar de sus sillas en un par de ocasiones. Lo que de inmediato supone que el filme cumple, aunque sea por ese lado, el objetivo de este género.

La mayor falla de esta cinta radica en su intención de esconder tras el deseo de rendir un supuesto “homenaje”, lo que puede resultar para el público y la crítica como una de las innumerables copias fallidas de lo que ha representado la historia de Damian. Por tanto, esto da como resultado una película que se reconoce por lo entretenida, porque no representó mayores tropiezos para este realizador y porque además pone en cuestionamiento el hecho de haber llevado el proyecto a la pantalla gigante.

Lo mejor: El Final.
Lo peor: La escacez de creatividad y novedad.
publicado por Sandra Ríos el 25 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.