Todas sus carencias quedan minimizadas por un ritmo portentoso, unos efectos especiales solventes, y unos personajes que cumplen sobradamente con su cometido, que no es otro que el de entretener, hacernos reir y pegarse leches.

★★★☆☆ Buena

El reino prohibido

Dirigida por Rob Minkoff y protagonizada por Michael Angarano, Yifei Liu, Collin Chou, Morgan Benoit y Bingbing Li, el principal reclamo de El reino prohibido radica en ser la primera película en la que trabajan juntos dos leyendas del cine de artes marciales como son Jet Li y Jackie Chan.

La película gira en torno a un joven neoyorquino que siente una irrefrenable pasión por el cine procedente de Hong Kong y las películas de Kung-Fu clásicas. En uno de sus paseos por China Town, a una destartalada casa de empeños que suele visitar, encontrará casualmente el bastón mágico Ru Yi Bang del Rey Mono Sung Wukong, que según la leyenda reclama ser devuelto a su amo.

Una serie de acontecimientos harán que dicho bastón recaiga sobre el joven, que atravesará la Puerta sin Puerta hacia un mundo de magia y leyenda, en el que emprenderá una peligrosa búsqueda a fin restrablecer el orden devolviendo dicho objeto a su legítimo amo.

Ya durante los primeros compases de la producción de esta película, y viendo las expectativas que se habían generado en torno al proyecto, el propio Jackie Chan fue el encargado de advertir que El reino prohibido no era precisamente una maravilla. Con semejante argumentación, uno no podía ya esperar mucho de esta afamada reunión de actores pero, curiosamente, nada más lejos de la realidad.

Puede que sea por su humilde revisitación del género Wu Xia con especial ahínco en esa estética original nacida en la Shaw Bros., más cercano en cuanto a esencia a títulos como el genial díptico de Ronnie Yu de La novia del cabello blanco o a los Zu Warriors de Tsui Hark que al colorido carnaval de efectismos que últimamente nos brinda Zhang Yimou, o puede que, simplemente, se deba a las ínfimas expectativas que rodeaban al proyecto, pero lo cierto es El reino prohibido es una película terriblemente entretenida.

Con un ritmo relativamente intenso y cuya principal cualidad radica en la constancia, El reino prohibido es una sucesión de tradicionales coreografías y efectos especiales que no permite pestañear al espectador, en una revisitación -algo infantil en su concepción, todo hay que decirlo- de la historia del Rey Mono Sung Wukong, probablemente el personaje ficticio más querido de la literatura folclórica china. Como decía, la película de Rob Minkoff es puro entretenimiento sin pretensiones, en el que combates de bella factura normalmente ausentes de una ya tópica cámara lenta se suceden sin apenas tregua alguna, y donde las inevitables moralina y secuencias de amor -algo previsible teniendo en cuenta la abierta apuesta por la topicidad de su planteamiento- apenas sí quedan en un mero conato, en una película con aires de fábula que nos brinda toda una sucesión de arquetipos de corte eminentemente clásico.

Puede que El reino prohibido carezca de cierto dramatismo, y sobretodo de un desarrollo en su nudo central que bien podría haber dado mucha más profundidad a su historia -además de tener a un desaborido Michael Angarano como supuesto actor principal-, pero todas sus carencias quedan minimizadas por un ritmo portentoso, unos efectos especiales solventes, y unos personajes que cumplen sobradamente con su cometido, que nos otro que el de entretener, hacernos reir y pegarse leches.
publicado por Oscar Martínez el 22 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.