Se ve que no se han gastado mucho dinero y la dirección de Cokliss es algo rutinaria, pero no para que el interés decaiga, ya que las escenas de acción, bien dosificadas hasta la lucha final en el rancho del malo, están bien rodadas.

★★★☆☆ Buena

Malone

"Un agente de la CIA, que siempre ha cumplido con sus "trabajos" (ejecutor de personajes políticos y/o industriales importantes, que molestan), falla en sus dos últimos trabajos. Se siente incapaz de volver a asesinar a sangre fría, por lo que decide desaparecer. Un día, el coche se le estropea (la transmisión), y decide quedarse en un lugar remoto situado en las altas montañas, hasta que un buen hombre lo arregle. Se trata de un veterano lisiado del Vietnam, que siempre ha vivido en dicho precioso lugar, junto a su bella y buena hija, menor de edad todavía. Malone pronto ve que las cosas en dicho lugar no son idílicas, pues hay matones que se dedican a visitar a las honradas gentes del lugar, conminándoles a que vendan sus propiedades, a lo que el veterano se niega. Malone trata de no inmiscuirse en la pelea, pero un día un matón le toca los cojones y le da una paliza (Malone al matón, se entiende). Eso activa la curiosidad del mandamás del lugar, un peligroso hombre que trata de derrocar al legítimo Gobierno del país mediante la violencia y la extorsión".

Un tanto tardío ejemplo del cine de acción que se hacía en los años setenta principalmente. Un cine donde no había héroes de una pieza, sino que muchas veces tenían un pasado y hasta un presente nada benévolos, utilizando la violencia más exacerbada llegado el caso, por lo que, finalmente, no se diferenciaban demasiado de los malos de la peli.

Aquí sucede lo mismo y para ilustrarlo los intérpretes que llevan los principales papeles son actores que ya tienen su años y comienzan a ver declinadas sus un tanto marchitas estrellas: Burt Reynolds, todavía imponente pero ya con barriguita, Scott Wilson, siempre recordado por "A sangre fría", y/o Cliff Robertson.
La cinta es amena y modesta en sus planteamientos y rodaje.

Se ve que no se han gastado mucho dinero y la dirección de Cokliss es algo rutinaria, pero no para que el interés decaiga, ya que las escenas de acción, bien dosificadas hasta la lucha final en el rancho del malo, están bien rodadas. En este sentido hay bastante violencia, una violencia como digo, del pelo de las pelis de los setenta: explosiva (muy estimable en su puesta en escena el enfrentamiento en la peluquería entre Malone y el malo maloso encarnado por el siempre estupendo Tracey Walter (en el segundo fotograma)).

Los intérpretes cumplen sus papeles con profesionalidad, siendo Lauren Hutton, todavía bella, el que más enjundia tiene, aunque por eso mismo decepciona un tanto su exposición en la cinta. Se queda uno/a con ganas de saber más sobre ella y, lo que es más importante, verla más en su serena belleza.
Muy bonitos paisajes y lo mejor de todo, una excelente banda sonora a cargo de David Newman.
En definitiva, una película modesta, pero que hace pasar un rato entretenido.

Lo mejor: Interesa bastante lo que va sucediendo.
Lo peor: Se nota que no se han gastado demasiado dinero.
publicado por Iñaki Bilbao el 16 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.