Es perfecta en su concepción, correcta en su ejecución…y completamente olvidable: no aporta nada ni al género del drama familiar.

★★☆☆☆ Mediocre

The contract

Ya no es suficiente con hacer "bien" una película: ahora se pide mucho más, el componente "intangible" que hace que un film pase de ser "uno más" de los se producen, a ser un acontecimiento social que provoca un impacto mediático tal que se extralimita lo puramente cinematográfico, de manera que todo el mundo ha tenido que ver la película para hablar de ella, contrastar opiniones, generar polémicas, y así un largo etcétera. Por eso cuando un artesano y perro viejo de Hollywood se pone a hacer otra nueva película, debería esmerarse en ofrecer a los espectadores algo nuevo. Es cierto que cada vez es más difícil, y que el público está ahíto de experiencias audiovisuales, desde la MTV hasta la XBox, la PSP, la PS3 y así hasta el infinito. Por eso "The Contract" es perfecta en su concepción, correcta en su ejecución…y completamente olvidable: no aporta nada ni al género del drama familiar -hay un padre y un hijo que intentan recuperar el tiempo perdido, tras la muerte de su madre…-, ni al "thriller" -un asesino a sueldo que trabaja para el gobierno y que traicionan-, ni siquiera a los filmes de acción -hay helicópteros, tiroteos, impactantes peleas, etc.-.

Desgraciadamente, queremos más, mucho más. Queremos que todo eso, nos lo cuenten de una manera original. Quizás por eso triunfó "Matrix", porque aunque ya "se había hecho esa película" (hablo de "Dark City" y de sus muchísimas coincidencias…), nos la contaban de una manera visualmente rompedora, y narrativamente brillante. Beresford, un veterano de Hollywood capaz de hacer interesantes películas -como "Paseando a Miss Daisy", "Su coartada" e incluso la algo insulsa "Evelyn"- también ha metido la pata ostentosamente con películas muy aburridas -como "Tender Mercies" o "Rey David"-.

Ahora hace lo correcto que haría un director de oficio, pero poco más. Y todos queremos más; más cine, más espectáculo, más originalidad, más de todo. También queda el ver a Morgan Freeman en un papel de "malo" (eso si, malo "alternativo", pero malo al fin y al cabo) con su beatífica expresión. Pero por favor, eso es como contratar a Joe Pesci para que haga de sacerdote o a Dwayne Johnson para que de vida a un profesor de literatura. ¿Es que no se ha acordado Beresford que Freeman ha interpretado a los personajes más "buenos" del último cine, incluyendo al mismísimo ¡¡¡Dios!!! (recuerda, en "Como Dios" y "Sigo como Dios")?

Lo mejor: John Cusack (aunque siga haciendo el papel de poli atolondrado...).
Lo peor: El resto. La elección de Morgan Freeman como el malo de la película.
publicado por Federico Casado Reina el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.