Es un gran paso adelante en la filmografía de Luketic, que hasta ahora solamente había hecho bodrios comerciales con bastante poco interés como “”Una rubia muy legal”” o “”La madre del novio””, ambas comedietas románticas de mínima enjundia.

★★★☆☆ Buena

21 Black Jack

ya habíamos visto los entresijos del mundo del juego en "Casino" y en la saga de "Ocean’s eleven", ahora se añade una nota más a la ecuación: los universitarios. Basada en el libro de Ben Mezrich, que habla de los "nerds" (vocablo anglosajón que define a los empollones o cerebritos que generalmente carecen de habilidades sociales) que se acercaron al mundo de las cartas y los casinos contando las cartas para ganar al "blackjack" -en el título se hace un interesante juego numérico, ya que 21 es el máximo de esta modalidad de cartas, y a la vez la edad adulta legal en varios estados de Norteamérica-; este nuevo componente tiene algunos elementos interesantes: por un lado, ver la transformación existencial de un inteligente pero alelado chaval, y por otro las relaciones de poder entre profesores y alumnos.

Resulta curioso pensar que en España (y en Sevilla, más concretamente) tenemos a varios matemáticos que han desbancado en algunas ocasiones a casinos de todo el mundo y cuyos rostros están archivados para que se les impida entrar a jugar, planteándonos nuevamente el límite de la legalidad a la hora de jugar, ganar o perder dinero ¿es que acaso no es suficiente con apostar, independientemente de la técnica que se utilice? Para rematar este original discurso, ahora no se trata de mostrar cómo el casino puede desplumar a los incautos jugadores, sino -y como hacían George Clooney y sus amiguetes- como hacer saltar la banca sin que se note, y llevándose toda la pasta. En cualquier caso, "21 Black Jack" es un gran paso adelante en la filmografía de Luketic, que hasta ahora solamente había hecho bodrios comerciales con bastante poco interés como "Una rubia muy legal" o "La madre del novio", ambas comedietas románticas de mínima enjundia.

Ahora el realizador hace gala de un estilo visual plagiado en muchos casos de las florituras que usara Scorsese en "Casino". Lo cierto es que la película tiene su gracia, una progresión dramática adecuada y una interesante disyuntiva que hace crecer bastante al personaje protagonista -aunque quizás de una manera un tanto pueril-: a la hora de salir del cascarón de la escuela secundaria y la universidad ¿hay que seguir las reglas o todo vale para salir adelante?

Lo mejor: El estilo visual de algunas secuencias.
Lo peor: Lo repetitivo de las películas de juegos y timos.
publicado por Federico Casado Reina el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.