La Edad de la Ignorancia

Sobrecogedora reflexión que Arcand realiza con su habitual tono irónico y mordaz sobre la vida contemporánea occidental, demostrando la gran sarta de mentiras que supone un modo de vida que a la postre, lo único que consigue es infelicidad, frustración y desánimo. El director de las excelentes "Las invasiones bárbaras" y su famosa "El Declive del Imperio Americano", ahora centra su último film en un gris funcionario de Quèbec, cuyas únicas alegrías son fantasear con ser un famoso escritor, el amante de una estrella de cine, o en tener de esclava sexual a la superiora de su puesto de trabajo. El brillante e irreverente tono del film consigue secuencias con un desternillante sentido del humor, pero este excelente tono, con una reflexión que parece sacada de "American Beauty", pero en versión canadiense, se pierde en la segunda parte del film, que escora peligrosamente hacia un drama sin paliativos y con bastante poca imaginación, para finalizar en un inconcluso y algo pedante planteamiento.

No obstante, "La Edad de la Ignorancia" es un film que se devora en un instante, y que contiene momentos antológicos -sobre todo en esas secuencias oníricas en las que se hacen realidad las fantasías del protagonista-. Hay que destacar la gran dirección de actores, donde Marc Labreche brilla con luz propia para encarnar al arquetipo del funcionario, un pusilánime peón de un sistema que, como planteaba Sam Mendes en "American Beauty", o el mismísimo Terry Gilliam en "Brazil", desgasta sin piedad todas las piezas de su engranaje hasta su desaparición, sustituyéndolas alegremente y sin memoria alguna por otras más nuevas para perpetuar una irracional inercia que no lleva a ninguna parte.

Lo mejor: La delirante mezcla de realidad y ficción, en la mente del amargado protagonista.
Lo peor: La progresiva falta de interés hacia la segunda mitad del film.
publicado por Federico Casado Reina el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.