Resulta sorprendente que un curtido director como Avnet ahora haya compuesto una verdadera parodia de lo que debería ser un thriller trepidante.

★★☆☆☆ Mediocre

88 Minutos

Con todo lo que yo había criticado a Robert De Niro a la hora de embarcarse en comedias comerciales de mínimo interés ("Los Padres de Ella", "Una terapia peligrosa"), al final voy a tener que darle la razón, porque a la postre no hacía otra cosa que reírse de si mismo. Ya no tenía edad para andar poniendo cara de malo, y medirse con los nuevos actores más jóvenes, más cachas y más guaperas que él. Y digo que voy a tener que darle la razón, porque la otra cara de la misma moneda, es decir Al Pacino, se ha empeñado con este film en hacer los mismos papeles que hacía hace 15 o 20 años, y resulta a todas luces ridículo: con un tupé cardado -que me atrevo a apostar que es un postizo- el papel del psiquiatra criminalista del FBI le queda demasiado grande, o demasiado pequeño, según se mire.

La poca credibilidad de un guión desquiciado -que juega nuevamente con el tiempo a la hora de descubrir a un psicópata que quiere asesinar al protagonista en 88 minutos- termina de coronarse con un Pacino vestido como un hombre de 35 o 40 años (cuando ya tiene 68) corriendo y subiendo escaleras que de seguro le habrían provocado un paro cardiaco no ya a él -que por supuesto- sino a un hombre 30 años más joven. La estructura argumental es nuevamente el clásico duelo psiquiatra-psicópata, a ver quien puede más, y con un final "presuntamente" sorprendente -en lo que yo llamo "el paradigma Hitchcock", es decir ¿quién es el personaje que jamás puede ser el malo? bueno, pues precisamente es ese-.

Rodada en Vancouver, Canadá, resulta sorprendente que un curtido director como Avnet -"Tomates Verdes Fritos", "Intimo y personal", "El laberinto Rojo"- ahora haya compuesto una verdadera parodia de lo que debería ser un thriller trepidante, con el tiempo como enemigo. Además, ya habíamos visto algunas veces esta pelea contra el reloj -"A la hora señalada" de Badham o "Muerto al llegar"-; pero lo peor de "88 minutos", insisto, es que Pacino se de cuenta que ya no es Serpico, ni siquiera Carlito Brigante. Es ya un hombre bastante maduro, y debería jubilarse cuanto antes de este tipo de personajes, para entrar en otros más acordes con su físico. Que aprenda de Sean Connery.

Lo mejor: La química que el gran monstruo sigue teniendo cada vez que aparece.
Lo peor: Lo ridículo de verle interpretar a un hombre de 40 años, cuando tiene casi 70. Ya se le nota...
publicado por Federico Casado Reina el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.