Recuperamos a unao de los grandes valores de este género, Meg Ryan, aunque esté recauchutada.

★★★☆☆ Buena

Mi novio es un ladrón

Mi novio es un ladrón recupera el género de la comedia que nunca debió abandonar Meg Ryan. Su actitud para este tipo de género es ya incuestionable para los que lo amamos.

Este tipo de películas entra en dos grandes categorías: la del novio/a que va a acompañar a la pareja que es la que realmente disfruta del filme y la de los que salen odiando y otros disfrutando la película.

Quiero decir que sí que la historia no tiene mucho fundamento y está más que vista pero tiene una serie de elementos que la hacen divertida y que te vayas con un buen sabor de boca del cine. Por ejemplo, la relación que se establece entre los dos protagonistas, cuando uno se deja llevar por la locura de la otra y ésta deja fluir su alma de jovenzuela y nos regala escenas memorables en las que una no podía parar de reir.

También es curioso la relación que se establece entre ella y su hijo, Colin Hanks, quién como curiosidad puede sentirse satisfecho por contar en la película con dos actores protagonistas que se han liado con su padre. Pero volviendo a la película, esa evolución que en un principio se convierte en dependencia por parte de la madre y posteriormente en una preocupación constante del hijo porque su progenitora no se convierta en una rebelde adolescente, es otro punto de referencia cómico muy acertado que hace que Mi novio es un ladrón sea más entretenida de ver.

Así que a través de esos dos núcleos de relación, la película va dando pie a situaciones disparatadas y a un surtido de gestos y frases que despiertan más de una sonrisa al espectador, que hacen que la trama principal se quede en un suspiro y no nos importe mucho si al final logran pescar al ladrón o no.

Las actuaciones de todos ellos, están en su línea, se notan que se sienten cómodos en este terreno y ya digo que el personaje de Meg Ryan hacen que todos afloren su mejor faceta cómica y que quede creíble, llevándome una sorpresa más que grata con Colin Hanks, que puede tener un futuro tan certero como su padre.
Lo mejor: Esa arañita traviesa que escuchan emocionados los del FBI y esos momentos en el rellano cuando el hijo espera a los pretendientes de su madre.
Lo peor: Que no aporta nada nuevo y eso le hará perder puntos ante los que no son amantes de este género.
publicado por Natalia Eseverri el 4 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.