Definitivamente, Quizás es una película que sigue la mejor línea de las comedias románticas británicas, y que además ofrece un par de perlas sorprendentes y jugosas, además del placer que siempre supone ver a Rachel Weisz en pantalla.

★★★☆☆ Buena

Definitivamente, Quizás

La comedia romántica es un género que ha sufrido un progresivo y profundo deterioro en los últimos años, hasta llegar a ser unas películas temidas, especialmente las norteamericanas. La mayoría de títulos recientes rescatables son de procedencia europea. De todas formas, ¿por qué ya no se pueden hacer films como los de antes?

Definitivamente, Quizás es una película, que a pesar de sus fallos (que los tiene), sigue en la línea más pura de la comedia romántica británica, que hicieron tan grande títulos como Cuatro Bodas y un Funeral. La película parte de una premisa original, la de una niña de diez años que pide a su padre que le cuente cómo conoció a su madre. Hasta ahí el guión sigue lo previamente establecido, pero la diferencia estriba en que el film se decide a contar las relaciones del protagonista con tres mujeres, proponiendo a la niña y también al público el adivinar con cuál de las tres se casó y está a punto de divorciarse. Adam Brooks ofrece una narración tierna e inteligente, pero que no puede evitar las concesiones al sentimentalismo bobalicón y a la ñoñería propia del género. Como contrapartida, el guión tiene algunos detalles muy buenos que pillan por sorpresa, como el ácido y divertidísimo personaje de un Kevin Kline pletórico, o el retrato mordaz que hace del funcionamiento interno a nivel base del proceso electoral norteamericano y el desencanto posterior tras ver cómo se traicionan los ideales. Ryan Reynolds resulta muy flojo como protagonista, algo blando e inexpresivo; Isla Fisher también peca de gran ingenuidad y resulta algo ñoña, al igual que Elizabeth Banks. Por su parte, la estupenda Rachel Weisz saca todo el partido a su personaje.

Definitivamente, Quizás es una película que sigue la mejor línea de las comedias románticas británicas, y que además ofrece un par de perlas sorprendentes y jugosas, además del placer que siempre supone ver a Rachel Weisz en pantalla.

Lo mejor: El retrato del trabajo de base en una campaña electoral norteamericana.
Lo peor: Las concesiones sensibleras.
publicado por Francisco Bellón el 2 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.