Le doy una estrella porque no hay opción a no poner ninguna.

★☆☆☆☆ Pésima

Como locos a por el oro

Como buena amante de las comedias románticas y con el aliciente que la predecesora, Cómo perder a un chico en diez días, en la que figuraban tanto el duo protagonista como su director, Andy Tennant, me hizo mucha gracia y disfruté como una enana, pensé que esta nueva película iba a tener los mismos ingredientes y me haría pasar una buena tarde.

Craso error desde un principio, en el que una historia contada a regañadientes, sin ninguna escena especialmente divertida, ni un personaje secundario digno de honor con las frases más ocurrentes, que es lo más habitual que surja en este tipo de películas y que muchas veces las salva de la quema, lo cierto es que Cómo locos…a por el oro, tiene un resultado mediocre en el que no te engancha ni los personajes, ni la búsqueda del tesoro ni los gags que forman parte de la historia.

La última hora de la película estás deseando que se acabe, sobretodo para dejar de ver esos caretos a lo Jim Carrey que el señor protagonista se marca durante todo el metraje y que aburrían hasta a las fieras.

No sólo era espeluznante la historia y su desarrollo, sino que el doblaje resultaba bastante confuso y poco apropiado, puesto que aun con no contar con las voces habituales de Kate Hudson o Donald Sutherland, los sustitutos no pegaban nada con ninguno de los actores y no resultaba nada creíble que esas voces les pertenecieran.

Tanto la confusión de voces como esa versión cutre a lo Piratas del Caribe que han pretendido sacar, me imagino que sólo le habrá salido rentable tanto al duo protagonista como al señor Sutherland y a ver si ese dinerito les sirve para meterse en proyectos mejores o al menos que tarden en coger otro bodrio como éste.
Lo mejor: El cuerpazo del señor McConaughey.
Lo peor: Que no se parezca en nada a Cómo perder un chico en diez días.
publicado por Natalia Eseverri el 29 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.