El principal demérito de Dueños de la Calle es recordar tan claramente a toda una obra maestra del cine negro como L.A. Confidential, porque en sí mismo, se trata de un film interesante y cuya intriga está bien construida y desarrollada a pesar de lo

★★★☆☆ Buena

Dueños de la calle

La referencia más importante para el cine negro o policiaco en las últimas décadas es sin duda la extraordinaria L.A. Confidential que realizó Curtis Hanson, adaptando la no menos fabulosa novela de James Ellroy. Brian DePalma intentó repetir el éxito llevando al cine La Dalia Negra, pero a la hora de hablar de ese film hay que añadir la palabra fracaso a la ecuación.

Quizás escarmentado por ello, y tentado por una más que probable suculenta oferta económica, James Ellroy firma el guión de Dueños de la Calle, película dirigida por David Ayer, autor de la muy notable Training Day. La gran duda que se nos plantea al ver el film es una cuestión filosófica: ¿plagiarse a sí mismo se puede considerar plagio? Porque las similitudes entre Dueños de la Calle y L.A. Confidential son más que evidentes: el policía que utiliza métodos poco ortodoxos pero que posee cierto sentido de justicia, la corrupción en los altos mandos policiales, el policía que es despreciado por sus compañeros por desenmascarar a las manzanas podridas… Es un fallo garrafal que la historia que estás contando recuerde de forma tan evidente a una película de la talla de L.A. Confidential, aunque también significa que independientemente, también estás contando una buena historia. Otro fallo importante es que desde el primer momento, queda patente quién o quiénes son los malos de la historia, por lo que en ocasiones la investigación que lleva a cabo el protagonista resulta algo forzada y pesada. Eliminados los errores, el resultado es un film interesante, bien construido, que engancha al espectador y no aburre. Su magnífico reparto, en el que sorprendentemente ni desentona Chris Evans, es la mejor virtud de la cinta.

El principal demérito de Dueños de la Calle es recordar tan claramente a toda una obra maestra del cine negro como L.A. Confidential, porque en sí mismo, se trata de un film interesante y cuya intriga está bien construida y desarrollada a pesar de lo previsible que pueda resultar. Es toda una lástima pensar en la película que pudo haber sido y no fue.

     

     

  

Lo mejor: Su plantel de actores.
Lo peor: Que James Ellroy no sea capaz de escribir sin L.A. Confidential en la cabeza.
publicado por Francisco Bellón el 24 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.