Romero no sabe conjugar su historia, al mezclar, no demasiado bien, el humor con la intriga y alguna dosis de suspense que podrían haber derivado, pero no llega a hacerlo, hacia un terror cotidiano.

★★☆☆☆ Mediocre

El rostro de la venganza (Bruiser)

"Un ejecutivo, a quien todo el mundo ningunea, ya sea en la empresa, ya en su propio hogar, se despierta una mañana con el rostro cubierto por una especie de máscara. Ello le dará valor para vengarse de todos los que le humillan y le engañan, comenzando con su adúltera esposa que le pone los cuernos con su propio jefe".

Aparentemente interesante film de intriga, dirigida por el reputado George A. Romero, autor de loables películas del género del terror. Aquí es la intriga la dueña de la función, aunque nada convence convenientemente pese a lo atractivo de la propuesta.

Por que, me parece, la idea de Romero es muy buena. Una crítica contra el sistema capitalista, que crea "ganadores" sin alma, yuppies y altos ejecutivos sin corazón, que solo piensan en medrar en su empresa, aunque sea humillando a los que le rodean.
Pero, y es mi opinión, Romero no sabe conjugar su historia, al mezclar, no demasiado bien, el humor con la intriga y alguna dosis de suspense que podrían haber derivado, pero no llega a hacerlo, hacia un terror cotidiano.

Impecable la técnica, con una buena fotografía y unas estimables interpretaciones en su pareja protagonista (Jason Flemyng y Leslie Hope), la cinta adolece ya de credibilidad ya de regularidad, acabando en tierra más bien de nadie, aunque nunca aburra ni caiga en lo anodino. Pero no llega a cotas altas por su falta de definición.
Una película que creo no se estrenó en las salas comerciales españolas, cosa que poco me extraña dada lo raro de su propuesta. 

Lo mejor: La técnica, con una impecable fotografía. Las interpretaciones de la pareja protagonista.
Lo peor: No está lograda la mezcla entre terror, intriga, suspense y humor.
publicado por Iñaki Bilbao el 24 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.