Mezclad la historia de Karate Kid con la estética de A todo gas en clave teenager, y más o menos os haréis una idea de lo que os depara el visionado de Rompiendo las reglas.

★★☆☆☆ Mediocre

Rompiendo las reglas

Dirigida por Jeff Wadlow, cuyo primer largometraje fue Cry wolf, nos llega Rompiendo las reglas, película protagonizada por Djimon Hounsou, Amber Heard, Sean Faris, Cam Gigandet, Leslie Hope, Lauren Leech, Evan Peters, Affion Crockett, Ryan Watson y Jill Sayre entre otros.

La historia gira en torno al joven Jack Tyler, un estudiante algo violento que acab de trasladarse junto con su madre y su hermano pequeño a Orlando. En un intento por encajar en la nueva ciudad, acepta la invitación de su compañera Baja para acudir a una fiesta, en la que acaba inmerso en una dura pelea. Después de ser vencido y humillado por Ryan McDonald, un compañero le habla de un deporte conocido como Mixed Martial Arts (MMA) y le presenta a su mentor, Jean Roque, que lo acoge bajo su tutela. Con Jean aprenderá a ser disciplinado y paciente, claves que quizá le servirán para llegar a lo más alto y definirse a sí mismo.

Mezclad la historia de Karate Kid con la estética de A todo gas en clave teenager, y más o menos os haréis una idea de lo que os depara el visionado de Rompiendo las reglas.

El segundo largometraje de Jeff Wadlow, pese a no resultar verdaderamente fallido, es tan tópico y absolutamente predecible en todas y cada una de sus secuencias que roza el insulto: en ella podréis encontrar todos y cada uno de los clichés del cine de acción de los ochenta enmascarados tras una estética teenager, con el típico joven conflictivo debido a los problemas familiares, la consecuente inadaptación a un nuevo entorno, el amor a primera vista de la chica del malo, el amigo gracioso, la contención de la ira a través del deporte…

En fin, tampoco esperábamos ninguna novedad: el problema es que las secuencias de lucha, sin duda alguna el principal atractivo para muchos, son relativamente escasas y no gozan de grandes coreografías, en unas peleas en ocasiones más próximas al ideario de El club de la lucha que a una supuesta competición. De este modo, Rompiendo las reglas no ofrece absolutamente nada al espectador, excepto chicos musculosos, jovencitas en bikini (tampoco en exceso), sonrisas Profidén, y algo de lucha en una supuesta crítica al creciente fenómeno de los videos de peleas callejeras que pueblan hoy día internet, si bien la película resulta tan poco explícita en cuanto al tema que se encuentra más próxima a incentivar dichos actos que a reprobarlos.

Supongo que, eso sí, Rompiendo las reglas podría considerarse para las nuevas generaciones como el Contacto sangriento o el Kickboxer de mi época, si bien la película carece de esa suciedad tan entrañable y de ese salvajismo que acompañaba a las primeras películas de Jean-Claude Van Damme y compañía, sobretodo a consecuencia de una estética metrosexual bastante irritante. Así pues, y como decía algo más arriba, si lo que queréis es pasar el rato con un refrito de Karate Kid del siglo XXI, Rompiendo las reglas puede que sea vuestra película. El resto, mejor que no se acerce a verla.
publicado por Oscar Martínez el 18 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.