El terror vegetal de Las ruinas se antoja lo suficientemente entretenido y original como para no dejarnos con esa ingrata impresión de que nos han vuelto a tomar el pelo. Al menos, no del todo.

★★★☆☆ Buena

Las ruinas

Las ruinas ha sido dirigida por Carter Smith y protagonizada por Jonathan Tucker, Jena Malone, Shawn Ashmore, Laura Ramsey y Joe Anderson.

Basada en la novela homónima de Scott Smith (quien ya viera adaptada otra de sus novelas, Un plan sencillo, a manos de Sam Raimi), Las ruinas cuenta la historia de cuatro amigos norteamericanos que se encuentran de vacaciones en Cancún y que son convencidos por un turista alemán, Mathias, para ir en busca de su hermano pequeño, Henrich, desaparecido tras ir a ver unas ruinas con su nueva novia. Pero una vez emprendido el viaje se pierden en la selva…

Podría parecer que Las ruinas es una nueva permutación de ese reciente cliché del terror teenager hollywoodiense en la línea de Hostel o Turistas basado en el acoso a norteamericanos por parte de los psicopátas autóctonos de turno, pero lo cierto es que, para sorpresa de muchos, esto no es así; todo hay que decirlo, del mismo modo que el primer largometraje de Carter Smith elude este primer escollo en forma de tópico, consiguientemente cae en un buen cúmulo de tipismos del género, aunque buscando siempre una identidad propia en su elaboración.

De hecho, el inicio de Las ruinas parece presagiar que nos encontramos ante un nuevo refrito de Turistas en tierras mexicanas, para pasar a un segundo tercio que deja intuir una posible adulteración de la original The descent, hasta evolucionar hacia una versión muy particular de La invasión de los ladrones de cuerpos, sin llegar a identificarse plenamente nunca con ninguna de ellas.

De este modo, Las ruinas podría definirse como un film pionero en cuanto a -sin coñas- terror vegetal se refiere, donde la Naturaleza no es un tercer protagonista ni un entorno hostil, si no que es la propia personificación del mal, de un terror ancestral de origen desconocido y cuya revelación consigue captar nuevamente la atención del espectador o, cómo mínimo, soprenderle, ya sea para bien o para mal.

Por otro lado, en cuanto dicho terror queda revelado, Las ruinas adolece de los anteriormente citados clichés, si bien el terror psicológico planea con cierto esmero sobre unos protagonistas que tratan de evitar los arquetipos, en especial el personaje interpretado por Laura Ramsey, cuya evolución se convierte, sin duda alguna, en uno de los instantes más perturbadores de la película. De este modo, Las ruinas logra mantener nuestro interés sin recurrir de manera directa a la casquería -en fin, si exceptuamos las impagables clases prácticas que el estudiante de medicina interpretado por Jonathan Tucker se ve en la obligación de realizar- y, quizá lo más importante, sin necesidad de adentrarse en los orígenes de dicho terror, ni conceptual ni físicamente.

Así pues, Las ruinas es una nueva survival movie que, pese a no lograr eludir buena parte de los clichés del género, se revela como un producto lo suficientemente entretenido y original como para que el espectador no tenga la sensación de que han vuelto a tomarle el pelo, donde el terror del urbanita frente a la naturaleza indómita se entremezcla con ciertos tintes de La invasión de los ladrones de cuerpos o incluso, por qué no, de la original Matango.

Eso, y unos doblajes de acentos extranjeros que provocarán no pocas risas entre el personal.
publicado por Oscar Martínez el 15 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.