Se trata de una peli del oeste completamente convencional, sin nada destacable, salvo el trabajo de un buen número de actores “”secundarios”” que conocieron mejores tiempos.

★★☆☆☆ Mediocre

Las vías de la traición (Rails into Laramie)

"Un sargento del Ejército de Los Estados Unidos, muy buen soldado pero algo pendenciero, es enviado por el general para meter en vereda a los trabajadores que están construyendo las vías del tren que unirá el Pacífico y el Atlántico.
Es en la ciudad de Laramie, Wyoming, y el lugar está bajo el mando de un antiguo amigo del sargento. Este amigo trata de sacar provecho de todo lo que rodea la construcción de las vías del ferrocarril y, a pesar de la amistad con el soldado, tratará de que este no consiga que el trabajo salga adelante".

Western del montón, rutinariamente dirigido por Jesse Hibbs. Se trata de una peli del oeste completamente convencional, sin nada destacable, salvo el trabajo de un buen número de actores "secundarios" que conocieron mejores tiempos. Es el caso del estupendo Dan Duryea, aquí el malo de la función o Barton McLane, Douglas Kennedy….También está, en su sempiterno papel de matón de gatillo fácil, disparando preferentemente por la espalda, Lee Van Cleef, antes de convertirse en alcohólico.
Normales diálogos y escenas de acción (pocas) planificadas de forma plana.

No obstante, no aburre y su stándard duración ayuda a digerirla sin mayores problemas.Pero se olvida de la misma.

Los protagonistas son John Payne (con P), un actor nada desdeñable que se quedó en la serie B, y Mari Blanchard, sin más historia.

 

Lo mejor: Entretiene.
Lo peor: Es rutinaria.
publicado por Iñaki Bilbao el 14 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.