En líneas generales, bastante discreta película que supone un entretenimiento muy olvidable, aunque se agradece que sea seria en su contenido y fiel al espíritu del buen western.

★★☆☆☆ Mediocre

La leyenda de Sam Guard (Bullet for a Badman)

"Sam Guard es un peligroso pistolero y ladrón que, con su banda, se dirige al pueblo de un antiguo amigo que se casó con su ex-esposa cuando él cumplía condena en la cárcel por asesinar a un hombre.  Su intención es, al mismo tiempo, robar el banco y asesinar a su ex-amigo, ambos ex-Rangers de Texas. Cuando salen del banco con el dinero, son disparados por las gentes del lugar y el antiguo amigo, que ahora es granjero. Toda la banda cae muerta excepto Sam Guard que, con un balazo en el brazo, se escapa campo a través. Se dirigirá a la casa del ex-amigo, donde su ex-mujer le cura la herida. El antiguo amigo se dirige a capturarle, pero le siguen varios del pueblo, una patrulla que solo pretende quedarse con el dinero una vez asesinen a Guard".

Convencional western, rodado en el comienzo de su franca y triste decadencia, que contiene todas las claves y elementos de las buenas películas del oeste, pero sin ninguna imaginación, ni en la puesta en escena ni en el trillado guión
El director, R.G. Springsteen, todo un enamorado del far west, que realizó muchas, quizás demasiadas pelis de este precioso género, nunca salió de la serie B, teniendo a sus órdenes a esforzados intérpretes encuadrados en la misma categoría.

En esta ocasión  todo está ya muy visto y oído, y las interpretaciones tampoco son para echar cohetes, aunque Darren McGavin lo hace bien y salva su personaje. El resto, como he dicho anteriormente, se esfuerza, con un Spip Homeier con su angulado rostro,  y/o Alan Hale Jr, hijo del gran Alan Hale, quien fuera entrañable amigo de correrías del gran Errol Flynn. A destacar, en el plano nostálgico, la presencia de Edward Platt y Ray Teal, actores que siempre recordaré, el primero como jefe del caótico y simpatiquísimo "Super Agente 86" y el segundo como honesto sheriff del pueblo cercano a La  Ponderosa, en la exitosa "Bonanza".

Por lo demás, no hay nada especial, aunque la lucha cuerpo a cuerpo entre los "rostros pálidos" y los apaches está bien rodada, con brío y un ritmo ágil.

En líneas generales, bastante discreta película que supone un entretenimiento muy olvidable, aunque se agradece que sea seria en su contenido y fiel al espíritu del buen western.

Lo mejor: Es seria. Los buenos secundarios. El co-protagonista Darren McGavin, un buen actor que nunca llegó a estrella.
Lo peor: Todo está ya muy visto y oído.
publicado por Iñaki Bilbao el 8 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.