La Noche es Nuestra, es un muy buen film de intrigas y venganzas, con un soberbio final, realizado de manera inteligente, sin ser pretencioso, es un interesante propuesta de la cartelera que no decepcionará a nadie.

★★★★☆ Muy Buena

La noche es nuestra

En dos interesantes e irregulares trabajos, Little Odessa (1994) y La Otra Cara del Crimen (2000), el poco prolífico director y guionista James Gray, nos mostró a un narrador prometedor, con buen gusto, por el thriller más clásico, por una dirección bastante directa, nada hiperbólica, y unos guiones muy trabajados y que honran, con sus guiños, a las mejores creaciones de los años 60 y 70 en el cine de intrigas y acción. Este 2008 nos llega su tercer film, bastante olvidado en su país de origen, y que tuvo mala acogida en Cannes, pero en la que nos muestra una gran evolución y por la que se consagra como un director a tener en cuenta. Cine de acción, con toque negro, de buena calidad y producción, buenos actores, y alguna que otra escena memorable, en La Noche es Nuestra (We Own Night).

La Noche es Nuestra, tiene este título como homenaje a la frase de las placas de los policías neoyorkinos, "We Own Night", y como comienzo es bastante acertado. La Noches es Nuestra, es el retrato de una familia por un lado un padre y un hijo policías muy nobles y trabajadores y por otro el hermano que es la oveja negra de la familia, que regenta un local de moda en Nueva York, local que es la tapadera de las mafias rusas para el mercado de estupefacientes y negocios de todo tipo. Nos lleva a finales de los setenta, en una historia, sobra la venganza, la familia, el honor, donde una familia de policías lucha contra el narcotráfico y tendrán la ayuda de un valioso compañero.

El guión es bastante simple, pero resuelto con clase, es dinámico, no pierde el interés por un momento. Es bastante ligero, sin muchos detalles, nos muestra a los personajes pero no indaga en ellos, tras una gran película sobre la mafia rusa, como Promesas del Este, el retrato que se nos ofrece de dicha mafia en La Noche es Nuestra, es algo pobre, muy tirando a estéreotipos (por momentos sólo falta Dolph Lundgren), aunque quizás el director solo estuviera interesado en mostrarnos el personaje que interpreta Joaquin Phoenix, Robert. Que es el verdadero protagonista del film, descendido a los infiernos, asciende al cielo a la ayuda de su familia, arriesgando su vida, la de su novia, Robert siente miedo, temor, inseguridad, para acabar sintiendo dolor, odio y venganza. Buena labor de Joaquin Phoenix, que junto a Robert Duvall son los actores más destacados. Duvall, llena la pantalla como pocos y se come a todos los que interactúan junto a él. El resto de reparto, actuaciones mediocres, como un inexpresivo Mark Wahlberg o una poco relevante Eva Mendes.

Hay destacar algunas escenas, como la persecución en coches, en pleno diluvio, impresionante, con ese enfoque a Joaquin Phoenix conduciendo, y viendo en primera persona como persiguen el coche de su padre, transmitiendo la poca visibilidad y el agobio de la situación. Magnífica ejecutada y buen ejemplo del cine de Gray con buenos detalles que demuestran un buen gusto. Aunque no todos son virtudes, la ambientación no es precisamente la de Zodiac, y salvo por la música y algunos coches, cuesta situarse a finales de los 70, y alejarla de las producciones ambientadas de hoy en día. La banda sonora, bastante neutra, no aporta casi nada, aunque cumple su cometido.

La Noche es Nuestra, es un muy buen film de intrigas y venganzas, con un soberbio final, realizado de manera inteligente, sin ser pretencioso, es un interesante propuesta de la cartelera que no decepcionará a nadie, por su entretenimiento y por un par de buenos protagonistas, en una historia de sobra conocida, previsible pero eficazmente narrada.

Mi Puntuación: 7

Lo mejor: La secuencia de persecución bajo la lluvia.
Lo peor: Su abucheo en Cannes.
publicado por Emilio Martín Luna el 7 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.