Michael Douglas, en un papel atípico, hechiza al espectador con su entrañable locura quijotesca, en una historia que no puede dejar de recordarnos en cierto modo a la maravillosa El rey pescador, de Terry Gilliam.

★★★★☆ Muy Buena

King of California

King of California es la primera película en la filmografía de Mike Cahill, y está protagonizada por Michael Douglas, Evan Rachel Wood, Willis Burks II, Laura Kachergus, Paul Lieber y Kathleen Wilhotte.

Con fecha de estreno en nuestro país para el 20 de junio de este año, la película cuenta la historia de Charlie, un hombre mentalmente inestable que, tras salir de una institución mental, trata de convencer a su hija de que hay oro desde los tiempos de los españoles enterrado en alguna parte en el extrarradio de la ciudad.

Grata sorpresa resulta ser King of California, película de escasos recursos que focaliza con magistral eficiencia sus esfuerzos tanto en el guión como en el apartado interpretativo. En este último aspecto es todo placer ver a Michael Douglas, que desde Traffic no daba una a derechas, en un papel tan poco habitual en él.

El protagonista de títulos como Black Rain, Un día de furia o The game se erige como epicentro de una historia pausada e íntima a la par que entrañable y divertida, en un rol quijotesco que a un servidor, por otro lado, no ha podido dejar de recordarle al de Robbie Williams en la magistral El rey pescador. De hecho, el personaje de Charlie contiene el perfil del arquetipo de antihéroe de buena parte de la filmografía de Terry Gilliam, a su vez basado en el universal personaje de Cervantes.

Y es que la locura y, sobretodo, sus consecuencias, se erigen (en este caso, en su contexto más fraternal y afectuoso) en el leitmotiv de King of California; llámese esperanza, ilusión o fe, ya se trate de la búsqueda del Santo Grial o del oro español del padre Torres, la fuerza que transmite y contagia el personaje de Michael Douglas embelesa con su apasionamiento tanto a su hija como al propio espectador, en una historia en la que -como suele ser habitual en estos casos- el verdadero premio radica en el camino recorrido y no en la meta, en las experiencias compartidas y en una relación padre/hija que torna de irreconciliable a inquebrantable por la magia de la ilusión conjunta.

Por otro lado, puede que King of California peque de cierta falta de nervio, de una ausencia tanto de gags abiertamente cómicos como de secuencias algo más intimistas -a pesar de sus prodigados flashbacks- que doten de algo más de brío a su ritmo, pero el resultado no deja de ser menos notable, en una película sin pretensiones, que fluye sin necesidad de forzar la carcajada ni la lágrima, y que tan sólo pretende contar una historia, los sueños de grandeza de un loco inofensivo y entrañable.
publicado por Oscar Martínez el 4 abril, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.