Excelentes escenas como “”la boda”” de los dos enamorados o las que tienen lugar en Irlanda, que por otro lado rechinan un tanto desde el punto de vista del rigor argumental, demuestran que Attenborough todavía tiene buena mano para la dirección.

★★★☆☆ Buena

Cerrando el Círculo

Bonito drama romántico, al estilo "de las que se hacían antes".

Indudablemente, Sir Richard Attenborough le otorga un hálito clásico a este bello film, un tanto rocambolesco desde el punto de vista de plausibilidad argumental, pero lleno de intensos momentos dramáticos llenos de ternura, amor, cariño, honor, caballerosidad y respeto hacia los más bien doloridos personajes, que esconden un secreto, no tan terrible como a ellos les parece, pero que tanto mal le ha ocasionado a lo largo de sus vidas.

Un film muy entretenido, algo largo pero quizás necesario su metraje dado los hechos que se narran, donde los numerosos pero nada farragosos flash-backs se suceden, para situarnos en el contexto y momento determinado, así como ir conociendo a los distintos personajes, que no son tantos como al principio parece. Y es que, aunque los saltos en el tiempo ya he dicho que no molestan, sí que es verdad que se tarda algo de tiempo en conocer quién es quién. Ello no es tanto porque el guión esté mal escrito, sino porque los actores jóvenes son desconocidos, aunque magníficos y se requiere su tiempo para conocerlos en profundidad y así saber quién es quién una vez les vemos de mayores.

Al margen de esto, que tan solo requiere un poquito de paciencia, la película se degusta, dejando un buen sabor de boca pues es positiva, al abogar por el cariño y el amor, por la fraternidad entre los hombres y el deseo de la paz entre los pueblos, amén del diálogo generacional, demostrando que algunos secretos y algo ridículas promesas hacen daño a las personas que nos quieren, abortando nuestra propia felicidad al hacer de anclas que nos ahogan en un pasado ya inamovible que hay que dejar definitivamente atrás para pasar página y seguir con nuestras vidas intentando ser felices.

Excelentes escenas como "la boda" de los dos enamorados o las que tienen lugar en Irlanda, que por otro lado rechinan un tanto desde el punto de vista del rigor argumental, demuestran que Attenborough todavía tiene buena mano para la dirección, consiguiendo unas excelentes interpretaciones, tanto de las nuevas generaciones como de los soberbios veteranos, Shirley McLaine, Christopher Plummer, Pete Postlethwaite y la más joven Brenda Fricker.

Como he dicho, una bonita película, verosímil pero algo exagerada en la unión de unos hechos que logran guste bastante, si se acepta el relato tal y como nos lo cuentan.
Lo mejor: Las interpretaciones. La escena de la boda.
Lo peor: Que, aunque esté basada en una historia real, cuesta mucho creérsela.
publicado por Iñaki Bilbao el 29 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.